31 agosto 2013

los vídeos de bilbao: iván fandiño con el jandilla 'cachero' y un toro de fuente ymbro

El Jandilla llamado 'Cachero' era un tío, algo montado, pero corto de brazos, fino de cabos, largo de cuello. Y formas bruscas al acometer. De salida al tercer contacto con Iván el de Orduña (ya también Iván del todo-Bilbao) el toro dio un giro y un brinco como para partirse en dos, y mientras lo sujetaban para que la acorazada de picar se colocase, soltó un coz al mismo burladero. Se picó poco o nada y el toro apenás corrigió esas brusquedades. En esas fue el salto al vacío, la moneda al aire se lanzó y sin que nadie la viese caer, la agarró Iván Fandiño en su mano diestra en forma de muleta y tras brindar en los medios cambió la embestida por la espalda ligó impávido aquellas oleadas y remató con uno del desprecio que provocó el primer vuelco en la plaza, ahora Alegre Vista por aquello del vuelco.
Fandiño en postura asentada --plantas, cintura y pecho-- para el toreo arrollaba todopoderoso. Los muslos fueron una ofrenda a cada envite, a cada emocionante serie. El Jandilla rompía a embestir y tiraba a dar también, se revolvía en sus mismas entrañas cada vez que aquella muleta le proponía el reto. Fandiño puso todo. 




Manso el Fuente Ymbro, también ligero de atrás. Se pico al relance y apenas nada. Facilidad para derrotar y defenderse, la faena de Fandiño tuvo la virtud de la inteligencia despierta.
La negociación de los terrenos fue para el toro y en ese pacto Fandiño le invitó por la diestra y de repente le sacó la muleta por debajo de la pala del pitón en un serie ligada y pellizcada por la emoción del sometimiento del manso.