20 septiembre 2014

#bousalgemesí14/ muchas ganas de algemesí

Vuelve Algemesí. Pocas plazas más intensas. El último recuerdo vivido allí fue pura magia. El deseo de volver al cuadrilátero de La Ribera desde entonces es enorme. Son muchas ganas de Algemesí. Porque allí la fiesta es del pueblo. Y el mérito todavía no se le acaba de reconocer. Levantar aquello madera a madera. Siempre las mismas dimensiones, pero cada año una plaza de nuevas ilusiones. Un logro más del pueblo que vive, trabaja y disfruta y siente su fiesta: la del toro. A su manera, sí. Aquí la personalidad y las señas de identidad deberían reconocerse bastante más. Sin tapujos. Pero los prejuicios sobrecargan tanto a puristas como a los progres que van de antitaurinos. Volveremos a los toros, nos tomaremos ese café-licor frío que llaman rockaful o incluso algún carajillo 'cremaet', alguien tendrá a bien invitarnos a alguna paella y si se tercia, algún día nos quedaremos a cenar.




La Setmana de Bous d'Algemesí es un lujo para la Tauromaquia y ejemplo cultural entre los pueblos valencianos. A los que un goterón de sangre nos procede de allí, ver esa plaza estallar de color cuando desde pequeños la vimos en viejas fotos en blanco y negro, cualquier tarde de toros nos remueve siempre algo por dentro.

Si la plaza se levanta al cielo como la muixeranga es por el propio pueblo y esa meritoria autogestión de su propia fiesta. Un año más, nueve días de toros, de novilladas, de futuro. Y cada tarde, al menos un fuerte atractivo: los novillos de Baltasar Ibán, la vuelta de Fernando Beltrán en un cartel que desparrama arte, dos novilladas sin picadores para seguir apostando por el futuro, los Borja Jiménez, Álvaro Lorenzo, Filiberto, Francisco José Espada, Fernando Rey o Martín Escudero, la novillada de Cebada Gago y el doblete del novillero locar Jorge Expósito.


En Algemesí es imposible no reconocer el mérito que tiene preservar la cultura taurina. Acostumbrados a que nos la den en los morros como si aquello fuera un espectáculo del montón más y a que se la vapuleé desde los más bajos fondos de la sociedad, en medio del atontamiento generalizado por la telebasura y del que el populismo político ahora quiere sacar tajada, los cadafaleros de Algemesí son guardianes del tesoro de todo un pueblo.

Enseñarlo y contarlo es el compromiso desde aquí un año más. Un año en el que a punto estuvieron de alinearse los astros para que Algemesí se televisase al mundo a través de la Canal Plus Toros. No hubo acuerdo ni conciencia de lo que unos y otros tienen entre manos. Una vez más volvió a primar el interés propio al general, al interés por compartir la expresión de la Tauromaquia según Algemesí. Del 20 al 28 de septiembre. Aquí lo contaremos y allí lo viviremos.

cartell 2014 34x68 sept peq