10 febrero 2014

análisis de la feria de fallas 2014: 10 claves

El cartel de la Feria de Fallas y sus combinaciones ya son públicos. De algún modo, la ilusión se ha vuelto a encender. El ciclo presenta contundentes atractivos y suficiente fuerza para atraer a un buen número de público. Para Fallas (más el festejo anunciado para la virgen en mayo) hay nueve corridas de toros, tres novilladas, una de rejones y una sin picadores que no han quedado como han quedado por mera casualidad. Analizamos las 10 claves que explican estas corridas falleras, un ciclo del que se llega a decir que es el más difícil de cerrar de toda la temporada.


 
1.- Una monstruo, cuatro dobletes. La primera noticia en firme que trascendió fue la corrida monstruo para el 19 de marzo con Enrique Ponce, en su temporada 25 de matador, Morante, El Juli y Manzanares con toros de Garcigrande. Corrida monstruo o de la fartà. No se entendía sin que esas figuras repitieran presencia en la misma feria. Así es. Los cuatro repiten volviendo a coincidir Ponce y El Juli (18 de marzo) y Morante y Manzanares (15 de marzo). De esta forma València, su plaza de toros, recupera lo que fue su personalidad y que se nutría de la generosa presencia de las figuras en sus ciclos, tanto Fallas como Julio. La teoría de que es mejor dosificar actuaciones ha quedado aparcada por el momento. València debe agradecer eso.

2.- València, coto cerrado de las figuras: por favor no molestar. Por contra, la figuras siguen siendo especialmente consentidos en València. Cada puesto oculta una lucha de poder a veces justificada, otras no. Prima la máxima del no molestar. Están las figuras, vale. Cuatro hacen doblete incluso, vale. Pero por favor, no vayamos a incomodarlas, no se nos vayan a molestar. València, su coto cerrado donde plantear sus pachangas sin que se les plantee una seria y amenazante competencia. Ahí València pierde respecto a otras plazas de primera como Madrid, Sevilla, Pamplona o Bilbao.

3.- Un mano a mano que requiere justificación. El mano a mano entre Castella y Perera con toros de Zalduendo necesita más de una explicación. Tras caerse Alejandro Talavante, la máxima del no molestar se ha llevado hasta límites insospechados. Tanto que no extrañaría que el dinero acordado inicialmente no se haya cambiado tras dejar el cartel en mano a mano. Es más, de haberse incluído un tercer nombre entre Castella y Perera, habría sido hasta posible que uno de los dos (o los dos) amenazase con caerse del cartel. Pero por no molestar el cartel del 17 de marzo ha quedado en un mano a mano con poca sustancia, forzado en ese afán de las llamadas figuras por mantener su coto cerrado y evitar en València la competencia directa.

4.- Nombres y carteles que interesan. Hay una feria del 15 al 19 más o menos rematada y otra feria en el primer tramo con tres corridas (cuatro si contamos la de mayo) que incluye nombres que no hubieran molestado entre las figuras. Al contrario, habrían supuesto la deseada competencia. El cartel del 14 de marzo goza de total interés: El Cid, figura en Sevilla o Madrid a la que en València no se le cae los anillos por ir fuera de las fechas buenas. Iván Fandiño, otra vez obligado a plantar batalla, y Manuel Escribano, que sin torear nada le cortó dos orejas a un miurada que otros se la tomaban como gesta y ahora pide sitio tras una temporada pasada de triunfo y dolor. Matan la de Jandilla. Ése es su lujo. El 13 Fuente Ymbro para un Ferrera con aires de maestro y Joselito Adame convertido en máxima figura en México y torero capaz con lo que le echen acá. Completa el cartel un siempre esperado Jiménez Fortes, todavía con el crédito intacto. Son dos carteles en los que cualquiera de los toreros anunciados son capaces de hablarles de tú a tú a las figuras, pero esta vez no les han dado invitación al coto. Y si miramos a mayo, las presencias de Alberto Aguilar y Paco Ureña con la de Lagunajanda suponen una bocanada de aire fresco y toreo del bueno reconocido en la cátedra de Las Ventas.

5.- Cromos y mediáticos. Qué sería de una feria sin los cromos y los mediáticos, aunque mejor es llamarlos figuras populares. Pues en ese aspecto estamos de enhorabuena. Estas Fallas 2014 casi han desaparecido. Tiene su cuota Matilla, parte interesada en el 50% del cartel más popular con Padilla y Fandi y luego la propia empresa Simón Casas Production ha metido a sus toreros. Uno, Manuel Escribano interesa y mucho. Los otros, Luque y Finito tienen menos qué decir. Pero no desentonan. Lo demás, todo, tiene un por qué más allá de los meros intereses de despacho.

6.- Jesús Duque, alternativa de lujo. Todas las cornadas llegan a destiempo. O casi todas. La alternativa de  Jesús Duque estaba anunciada para el pasado octubre. Pero una cornada en Utiel truncó los planes. Ahora todo pinta mejor. Curadas las heridas, el torero ha tenido un invierno más de maduración y la alternativa llegará en plenas Fallas con una de Victoriano del Río con Enrique Ponce y El Juli, y encima les abre cartel. Hay veces que los sueños son superados por la realidad. Será un día para disfrutar intensamente. Suerte.

7.- Tres novilladas apuestan por el futuro. Que una feria de diez días incluya tres novilladas (más una sin caballos) ya es un hecho para celebrar por todo lo alto. Que lo haga con encierros de Daniel Ruiz, El Torreón y El Parralejo es un lujo. Román, quien apura sus últimos momentos en el escalafón de novilleros, es la base con una doble presencia. A él se suman Fernando Beltrán, el brillante triunfador de Algemesí, los también valencianos Jorge Expósito y Cristian Climent, además de tres novilleros de referencia como José Garrido, Posada de Maravillas o Álvaro Lorenzo. Con estas novilladas el interés de las Fallas 2014 es máximo desde el principio.

8.- Monoencaste descarado. Por esta vez la variedad de encastes es una apuesta perdida. La comodidad de las figuras, su coto, las pachangas que se montan en València, juegan a la contra. Todo es Domecq. Del 13 al 19, salvo los murubes de rejones, todo es Domecq. Garcigrandes para todos. Victoriano del Río para los poderosos Ponce y Juli. Cuvillo, Zalduendo, Jandilla, Fuente Ymbro y así. València no es lugar para gestas y cada uno se busca su comodidad. Por cierto, Jandilla fue la ganadería triunfadora en las pasadas Fallas.

9.- Adolfo Martín. Los albserradas de Adolfo Martín ponen la nota disonante en un ciclo totalmente domecquizado. Van por delante, el domingo 9 de marzo, para que la afición fiel pueda viajar a València. El año pasado echaron con 'Aviador' al toro más bravo. Repetir eso o más será el objetivo. Delante, una terna de especialistas: Rafaelillo, Javier Castaño y su cuadrilla y Fernando Robleño.


10.- Las ausencias, empezando por José Tomás y El Soro. La referencia era José Tomás para elaborar unos carteles u otros. Vino de México a finales de enero. No pasó nada, la vida continuó y a ver qué pasa en julio. València en Fallas tenía que aprovechar la batalla de Sevilla. El Soro se postuló para el 14 de marzo. Lo había dicho por activa y por pasiva. Su esfuerzo e ilusión son apabullantes e incluso van más allá de la razón. Es lo que tiene ser torero. Por contra, Simón Casas dando largas ha escurrido el bulto. El Soro está dolido, pero sigue soñando. Talavante, miembro del G-5, creyó que merecía dos tardes y como no se las dieron, se ha caído. De defender derechos y exigir respeto dicen que se trata. Está de moda. Aquí cada uno valora lo suyo. Visto lo visto, Talavante era insustituible: su hueco entre Perera y Castella no lo ha ocupado nadie. Juan del Álamo o sus apoderados también creían merecer mejor trato y han dicho no a la corrida de Fuente Ymbro. ¿Tomamos esto como una contestación al coto cerrado o se trata de simplemente de dinero? Nos falta información. Lo que está claro es que la negativa de Del Álamo es algo arriesgada, pero si tenían razón o no lo iremos sabiendo a lo largo de la temporada.


PS: Sin duda, estamos ante una de las Fallas más rematadas de los últimos años. El ciclo tiene sus riesgos y algunas carencias, pero el conjunto es de un tremendo atractivo y prácticamente cada tarde tiene varios puntos de interés tanto para el público como para el aficionado.