22 agosto 2016

desde cella, otra mirada a una semana clave de la temporada taurina

Ha arrancado Bilbao. Puerto de primera. Palabras mayores. Glamour y clavel pasaban por Cuenca en la fiesta 'a modo' y el ejemplo torero de Cristina Sánchez También por Málaga. Donde Roca Rey se puso donde quema y se quemó. O Fortes toreo para sí. La cátedra venteña supone siempre un escalón o dos o tres por demás y lo volvió a demostrar. Si la semana pasada se reivindicaba Román. Ésta, hoy mismo, con un corridón de Bañuelos se (rerere)reivindicaba Javier Jiménez abriendo la puerta grande de Madrid. Uno de esos jóvenes que ha venido madurando su torería con nota diferencial. Un clásico entre tanto toreo de factor sorpresa. El de Espartinas se veía venir y ahora da gusto verlo. El cambio sigue pidiendo paso en una temporada en la que se le ha visto cuajar varios toros en las pocas ocasiones que se le han brindado.


Así se va apurando un mes de agosto, cénit de la canícula taurina que hemos divisado desde la Sierra de Albarracín , desde Cella, donde el punto álgido fueron dos novillos bravos de Los Maños, uno de ellos indultado, 'Palmero' 22, con escasos 'peros' en la sesión de sábado.

La sesión de domingo fue de tostón(ako) sino fuera por la vida propia de la plaza con todo el pueblo ahí representado. Vísperas de mucho, tarde de nada se se puede contar de otra manera.

Así:

A una hora del festejo la plaza parecía como despertarse de la siesta con el rejoneador Munera calentando con su cuadra y los caballos de picar y del arrastre preparándose en el silencio de una estampa de hoy como de hace medio siglo. Amarillento final de verano.

Más abajo, adentrándonos en Cella, la gente hacía tiempo a la sombra. Café, copa, tertulia y la charanga de Mora de Rubielos que atacaba con un medley de la Carrá. "Para hacer bien el amor hay que bajar al sur" alimentaba las ganas de toros.


Plazas como la de Cella te lo cuentan todo a través de familias enteras, desde hasta tres generaciones de camino a la plaza, asomándose al patio de caballos que es público o al silencio del patio de cuadrillas que como siempre no deja de impresionar: ahí empieza otro mubdo; la tarde de toros se huele y se palpa bien de cerca. Aquí no hay nada que esconder. Ni el cadáver del toro arrastrado, porque el desolladero está 500 metros cuesta arriba. El burdo marketing antitaurino cae por su propio peso ante la naturalidad y la vida del pueblo.




La novillada, dos y dos más uno, y dos novilleros más un rejoneador estuvo huérfana de casta, raza, poder y toreo. Munera se estrelló a caballo con el mansísimo de Sorando y con el sobrero que le regalaron falló él. Los de Partido de Resina apuntaron nobleza, pero se quedaron en la falta de raza y el escaso poder. Javier Marín dio un paso atrás y Juan de Castilla dejó mejor impresión, pero pecó de encimista.



La juventud, el tendido intergeneracional, la compañía, las medallas olímpicas o la merienda que nos encontramos le dieron sentido a todo. Y así regresamos a Bronchales cayendo la tarde.





21 agosto 2016

novillos de partido de resina y román sorando para esta tarde en cella

Cella (Teruel), 21/08/2016 - Orden de Lidia
1° - N°8 de Román Sorando para Javier Marín.
2° - N°29 de Partido de Resina para Juan de Castilla.
3° - N°9 de Sorando para el rejoneador Juan Manuel Munera.
4° - N°10 de Partido de Resina para Javier Marín.
5° - N°7 de Román Sorando para Juan de Castilla.
Sobrero N°4 de Hermanas Moreno.
Sobrero de rejones N°18 de Sorando.






raíces y futuro del toreo y la bravura en cella (indulto de un novillo de los maños por sedano vázquez)

 https://pbs.twimg.com/media/CqUw7mZWYAU4cPN.jpg

A veces es conveniente volver a las raíces. Ir hasta donde la tauromaquia es pueblo. Ir, por ejemplo, hasta Cella. Y abrazar el toreo a lo ancho y a lo largo. Familias enteras, afición sin límite de edad ni complejos adquiridos por el burdo marketing animalista. Casi lleno en los tendidos. 2.000 personas alrededor del círculo; 2.800 habitantes tiene Cella. Una novillada cuidada. Cartel interesante. Luis David Adame, a las puertas de Bilbao y a días de su alternativa en Nimes. Uno de L'Alcora --Castellón y Teruel siempre se retroalimentaron--, Sedano Vázquez, para debutar con picadores. Y la guinda del rejoneador Sergio Domínguez. 

¿La guinda he dicho? La guinda y lo que hacía obligado acudir a Cella era que en chiqueros había dos novillos de Los Maños y otros tantos de Fernando Peña, más uno de Sorando para rejones.

Los santocolomas de Los Maños fueron puro lujo. Tesoro de la casta abierto en honor de esa afición y raíces. Si al primero, 'Borroso', se le apuntó gran calidad y por ello se le premió con la vuelta al ruedo póstuma, el quinto fue ejemplo de bravo por sus virtudes y dificultades y fue indultado con pocos peros. Una alegría y gorda para el pueblo, pueblos como Cella, que siguen echando las raíces de la tauromaquia para que se agarren más fuertes todavía con tarde así.

https://pbs.twimg.com/media/CqVlsz4XgAAsoP4.jpg

Luis David Adame estuvo sobrado con el primero, el tal 'Borroso' de Los Maños, al que cuajó ya de salida con de capa y al que quitó por chicuelinas. Novillo para enmarcar por su clase y nobleza. Adame a placer por ambos pitones y en los medios, muy despacio y con mucho temple. Empezó a derechas, gozó al natural y el pitón izquierdo hizo mejor al diestro. Muy metida la cara, ajustado el embroque, solo el remate algo desentendido al final de las suertes le restaba intensidad a la faena en la que Adame estuvo fácil en exceso. Por duración, clase y nobleza 'Borroso', que era cardeno oscuro y bragado, algo abierto de pitones y bien hecho, fue premiado con la vuelta al ruedo póstuma.

Habría que esperar hasta el quinto y último para que saliera el otro de Los Maños. Esta vez de hechura era muy zancudo y vareado, estrecho de sienes, de poca cara, pero astifino y algo tocadito hacia arriba. Negro de capa. 'Palmero' su nombre.

Embistiendo a su altura, no fue fácil de salida. Sedano Vázquez debutaba con picadores y en la falta de zarpas se notó. No fue novillo fácil de administrar en los primeros tercios. Bravo se reveló en el peto. Empujando con fijeza, pero también a su altura, pero sin cabecear. Empujando fijo desde los riñones. No era novillo de recortes. Por chicuelinas, no. De soltar capa, tampoco. Era pronto, perseguía, hacía hilo en banderillas.

Lo que parecía una papeleta para el novísimo Sedano Vázquez enseguida se reveló en temple y entrega; muletazos de larguísimo trazo y una embestida humillada, pronta, exigente y de repetidora cadencia. Sorprendió la bravura preclara cuando conforme Sedano también hacía por prolongar y mandar con el pecho. Mejor cuanto más hacia los medios. Sobre las diestra y mejor todavía al natural. La bruvura exigente del novillo que quería arrancar la muleta cuando apenas la tocaba y la forma de pedir un muletazo y luego otro sin distraerse. Fijo y por abajo. Mando necesario. Obligado. Al menor descuido ganaba la acción, reponía o te avisaba, por arriba te tengo. Mérito de Sedano Vázquez estar a la altura del 'Palmero' de Los Maños. Por cierto, esto de Los Maños y los castellonenses es retroalimentación: antes que Sedano fue Varea quien indultó un novillo de Los Maños en Zaragoza. 'Palmero' se indultó sin discusión y Sedano cortó las dos y el rabo simbólicos.

https://pbs.twimg.com/media/CqUwx33WcAQj5RG.jpg

Se merecía echar dos novillos como 'Borroso' y, sobre todo, como el bravo 'Palmero' la familia Marcuello tras la tragedia de Teruel con la muerte de Víctor Barrio. La suerte o la mala suerte no debe tapar el magnífico trabajo de esta familia ganadera.

Los de Fernando Peña vulgarizaron la tarde. Manejable simplemente el segundo, le sirvió al de L'Alcora para cortar una oreja sin historia. El cuarto debió ser devuelto a los corrales por inválido. Ademe abrevió. Del capítulo de rejones decir que Sergio Domínguez fue de menos a mas. Espectacular en lo accesorio. Se quedó con solo una oreja por fallar con el rejón de muerte.

Adame, Sedano Vázquez y el mayoral de Los Maños salieron por la puerta grande en el remate de la que ha sido la primera tarde de toros (completa) en compañía de mi hijo.



https://pbs.twimg.com/media/CqVluWbWAAEmZpI.jpg


19 agosto 2016

toros en cella este fin de semana con novillos de los maños o partido de resina

Están anunciados novillos de Los Maños, Partido de Resina, Fernando Peña o Román Sorando. Los triunfadores de Madrid Luis David Adame, Juan de Castilla o Javier Marín, además del debut con picadores del novillero castellonense de L'Alcora, Sedano Vázquez, integran unos carteles que rematan los rejoneadores Sergio Domínguez y Juan Manuel Munera

Feria_Cella_2016.jpg


27 julio 2016

en el adiós de francisco cano 'canito': un privilegiado de la vida

Francisco Cano 'Canito' ha fallecido en la noche del martes 26 de julio. Según me informan la capilla ardiente se está tramitando para instalarla en la Plaza de toros de València.


INFORMA EDUARDO OSCA:

Con todo mi pesar he de informaros de la triste noticia del óbito de Don Francisco Cano Lorenza "CANITO", ocurrido a la 01:00 de esta madrugada (27 de julio de 2016).

 La Capilla ardiente se instalará esta mañana a partir de las 12:00h. en la Capilla de la Plaza de Toros de Valencia.
La Misa Funeral se celebrará a las 13:00h. del jueves día 28, en la propia Capilla.                                                                                              D.E.P. el GRANDE de CANITO.                                           Recemos por él.

 

UN DÍA DE INVIERNO PASÉ UNA MAÑANA EN SU CASA, 
CHARLANDO DE TODO UN POCO, DE FLASHES DE SU VIDA, 
UNA VIDA QUE HA SIDO MUCHAS VIDAS Y LA VIDA DE MUCHOS.

Esa entrevista la publiqué en este blog cuando cumplió los 100 años. 
Es la mejor forma de recordarlo. 


25 julio 2016

#feriadejulio/ un faenón de román en valència, puro volcán de pasión y felicidad

https://pbs.twimg.com/media/CoJwgnnWEAAz292.jpg
El toreo como contracultura insolente y audaz, puro volcán de pasión y felicidad, de emociones y miedos y nudos en el estómago. Con todo eso se desató Román en un (tal vez oportuno) contratiempo. Su primer Cuadri, entre blando y descoordinado, fue devuelto para que en su lugar saliera un 'Fusilero' de Luis Algarra, al que recibió con total desfachatez. A la que hacía cuatro verónicas ya se había echado el capote a la espalda, le había liado tres gaoneras de infarto y una caleserina. Y así.

Román le cambió el chip a la tarde muy rápido. Mientras los Cuadri marcaban un ritmo lento y agarrado, el sobrero 'Fusilero' salió con pies y cantando la gallina de la mansedumbre al salir arreado del peto al sentir un hierro que no dejó más que dos refilonazos. A galope como alma en pena el mansito castaño, largo y escurrido, bien puesto de pitones y que estaba a mes y pico de cumplir los seis años. Un Algarra, en manso y en València, y es imposible no acordarse de Vicente Barrera y 'Enfadado' del 19 de marzo de 1996.

Pues por esas emociones, pero 20 años después, transcurrió la obra de Román a 'Fusilero'. Emoción en banderillas con Raúl Martí asomándose al balcón. Y con la plaza bullendo, el brindis de Román al público en los medios, donde preparó el cartucho cambiado por la espalda, y luego los estatuarios y los cambiados para que la emoción volviese a recorrer los tendidos. La tarde había estallado ya dos veces con su recibo de capa y el inicio de faena de muleta. Como en las mejores ocasiones, como aquel día del 96, València rugía.

Sincero el cite, largo el trazo, intenso el toro. El natural de Román, largo y por abajo. Y el natural ligado al de pecho según Antoñete o Rafael Ortega. Todo despacio. Dos veces esa ligazón, sin rectificar. Como Chenel aprendió de Ortega. El natural, los vuelos y el golpe de muñeca al hocico para el de pecho. Clásico y moderno. Del cartucho y cambiados, a ese natural y de pecho ligado sin costuras.

Y una serie portentosa de mando sobre la diestra. Roto de cintura el torero. Profundo, roto. Parar, templar y mandar el toreo en redondo, ligado. Rotundo en los medios. Y toda la plaza en pie. Y el final más clásico, por abajo, los doblones de tremendo ajuste y el de pecho de frente a pies juntos para dejar al toro cuadrado y cobrar una estocada arriba. Román había cuajado un faenón y la plaza era puro volcán de pasión y felicidad.


Dos orejas que al presidente todavía se le ocurrió racanear. Y de postre premió al manso con la vuelta al ruedo. Que dimita como presidente.

Insolente y audaz. El toreo se manifestó como contracultura en las formas de Román. La afición valenciana se entregó como nunca, como siempre y ahora más todavía. La tauromaquia goza de vida y felicidad en València ciudad también y en plena Feria de Julio

Oportuno o no, el contratiempo del sobrero fue un paréntesis en una corrida de Cuadri que no cumplió las expectativas en ningún momento, aunque tampoco sin llegar a decepcionar. La casta, la importancia y dificultad del toro de Cuadri quedó patente siempre. Faltó fondo, entrega y prontitud, por lo general, entre las virtudes.

Rafaelillo ofreció una espectacular dirección de lidia. Él, acostumbrado a (sobre) vivir y triunfar en ese alambre, estuvo atento siempre con Pascual Javier y Román, y en sus turnos pisó los terrenos obligados y llegó mucho a los toros para cuajar dos faenas de emoción contenida. 'Tripulante', el primero de la tarde, se aplomó tras chocar en un burladero y se paró y midió más tras la primera vara.

Pese a lo rácano que se puso, tenía buena clase. Así, tomó siempre bien y por abajo los buenos lances instrumentados por José Mora. Buen aire, pero le costó un mundo romper adelante. Paciente Rafaelillo. Brindó al público y se expuso para sacar una decena de muletazos contados, metiendo la cara. Los otros los robó el murciano por derecha y zurda en cuentagotas. Cuando la tomaba, el muletazo salía profundo y largo. Tras princhar ya con el toro muy parado, escuchó una ovación Rafaelillo y silencio el toro.

'Lesnero', de 540 kilos y de pelo castaño fue para Pascual Javier, que lo recibió lanceando animoso. Picado trasero, el Cuadri fue noble y tuvo cierta franqueza, aunque menos clase que el primero e igual de aplomado o más. Pascual Javier estuvo fime y confiado. Con pausa y paciencia fue extrayendo los muletazos, y eso para quien ha toreado apenas nada, es ya era todo un logro. Silencio tras estocada corta y tres descabellos.

Tras el faenón de Román y la merienda --a la que por cierto le han dedicado menos tiempo esta Feria de Julio, que ya era hora; ahora solo falta que los toros empiecen a las 19 horas-- salió 'Peregrino', andando, muy parado. Pero en varas se empleó y despertó. Iba a ser el Cuadri de mejor condición, mayor fondo o capacidad de irse a más, aunque tuviera un final de muletazo deslucido y por arriba. Lección de Rafaelillo con este 'Peregrino', desde el poderoso inicio por abajo a la capacidad para medirse con esa mirada, aguantar carros y carretas y ligar el toreo, buscarlo, extraerlo y mostrarlo. Cuando se fue a por la espada Rafaelillo salió de la cara del toro exhausto por el esfuerzo. Qué mérito. Un estocadón y una oreja que paseó acompañado por el niño Adrián  en una vuelta al ruedo de gran emotividad.

'Remendao', hizo quinto, lucía 568 kilazos de toro tremendamente largo y hondo. Toro nada fácil, sin querer pasar y midiendo siempre mucho. En banderillas cazó a Miguel Ángel García 'Potro' por el pecho y le dio una fea voltereta. Pascual Javier intentó con su escaso equipaje capear aquello, pero la papeleta era tan complicada como baldía.

Y a Román, que había tocado el cielo con el sobrero de Algarra, el destino le tenía preparado a 'Jabalino' con todos sus 640 kilos. Arrollando, aprentando hacia los adentros, con la cara por la esclavina, persiguiendo a los banderilleros hasta por encima de las tablas, sin entregarse jamás y reaccionando como una persona, con enorme sentido. Un marrajo en regla que vino a amargar el triunfo. Román se puso, tragó tres coladas tremendas y lo mató como pudo. Era de hule o de corral. Pero Román se fue por la puerta grande tras cuajar un faenón y pedir a gritos un sitió un pelín más arriba. Toca seguir luchando. Toca seguir soñando.

València duerme hoy un poco más feliz.


FICHA DEL FESTEJO
Plaza de toros de València, 24 de julio de 2016. Cuarto festejo de la Feria de Julio. Toros de Cuadri, de excelente presentación, encastados, pero parados y escaso fondo; de enorme peligro el sexto, y uno de Luis Algarra (tercero bis) manso y embestidor. Rafaellillo (saludos tras aviso y oreja), Pascual Javier (silencio en ambos) y Román (dos orejas y silencio tras aviso). Se desmonteraron Raúl Martí y El Sirio tras parear al tercero. Más de un tercio (unas 4.000 personas).

román, premio diputación al autor de la mejor faena de la feria de julio

Estos son los premios de la Diputació de València tras la Feria de Julio. Han votado 35 de los 39 miembros del jurado.

- Mejor faena de la Feria de Julio 2016: ROMÁN (20 VOTOS)

- Subalterno más destacado: Curro Javier (11 votos)

- Mejor toro: 'Fusilero' de Luis Algarra (16 votos)

- Mejor faena de novillero: Luis David Adame (26 votos)

- Mejor rejoneador de la temporada: Andy Catagena (17 votos)

https://pbs.twimg.com/media/CoKSAs7WEAASR0n.jpg

23 julio 2016

#feriadejulio/ tarde de tres toros, cuatro faenas y otras cosas de interés

 Esta crónica se ha publicado en Valencia News

Las corridas de toros no son ni cómo empiezan ni cómo acaban. De ahí esa cruz que son las orejas, que lo reducen todo al sumatorio y el análisis hueco. De repente una tarde de vaivenes y oleadas se acaba imponiendo rica y matizable. Tarde de tres toros, cuatro faenas y otras cosas de interés. De toreo mandón y moderno, de embestidas emocionantes y lidias complicadas; de principios sin finales; de raptos y fogonazos; detalles toreros, pares de banderillas varios, puyazos de premio, quites rematados con medias sublimes, una estocada y tres brindis de corazón al niño Adrián, que ya se ha dado dos vueltas al ruedo esta feria con tres orejas, y seguramente tendrá su festival en octubre.

Tarde de tres toros y cuatro faenas, para que al final lo más torero resultase en verdad un quite por Chicuelo según Manzanares padre, de manos bajas, interpretado por David Mora, y rematado con dos medias, la segunda sublime, al toro sardo de nombre 'Alabardero', que fue junto a 'Cantaor' y 'Ecuador' uno de los tres toros destacados (y distintos entre sí) de una tarde que no terminó nunca de redondearse, pero sin perder la tensión.

Primero fue el tal 'Cantaor'. Igual nombre que aquel toro que se encontró Jesús Duque en las Fallas de 2014. Este 'Cantaor' asomó en València para seguir deparando esa bendita casualidad que propicia la bravura y le correspondió a Perera. Más liviano y menos ofensivo, pero de excelente nobleza y clase. Con el que Perera estuvo intermitente. Sin acabar de rebozarse el toreo o de salir limpio y nítido. Por ambos pitones empujaba el toro y de qué manera, hocico por delante. Reponía por la casta y exigía mando, no que sólo le tapen la cara. Por la vía moderna, tras acortar terrenos, con dos circulares ligados de frente y por detrás, sin mover los ejes, es ahí donde Perera ganó la mano en esos terrenos encimistas. La estocada y una oreja de un toro, el único tal vez, que dio para más.

La mansedumbre rajada de los Victoriano dijo la suya, sobre todo, a través de un 'Dalia' que hizo segundo. Otro nombre, por cierto, que se guardó en la memoria junto al de Manzanares hijo por la pasada corrida de Beneficencia y una bellísima faena. Este fue algo levantado y demasiado escurrido. Alguna verónica de saludo, el quite por chicuelinas de López Simón con mucho vuelo y enganchadas por abajo. O los pares de banderillas de Ángel Otero y José María Tejero, que se desmonteraron. Le faltó chispa del toro y una mejor colocación a David Mora. El animal se aburrió pronto y cantó buscando tablas.

El tercero, 'Jugador', se presentó con mirada anovillada, pero de hechura más equilibradas. Manso y corretón, sin humillar en ninguno de los banderazos que se llevó en capotes. El público empezó a protestar de forma más o menos seria. En cambio, López Simón parecía querer llevar la contraria a todo y todos. Inicia con el manso por alto. No es conveniente, pero emociona. Lanzaba la gaita arriba el toro, siempre a la defensiva. Un trincherazo sorprende en ese prólogo y por poco se lo echa encima. Luego logra lo difícil: someter y sujetar en los medios la embestida del maso. Muy ligado y aguantado gañafones. Por abajo y muy ajustado en dos tandas, las que duró. La tercera ya se agrió del todo. Más a la defensiva, se raja por fin y a última hora llegó el intento imposible al natural, soltando derrotes, sin acabar de pasar y pulseando una enormidad. Con la espada se cerró cualquier triunfo López Simón, un muro contra el que se volvió a estrellar de forma lamentable con el sexto.

La tarde estaba encalada, sin triunfo evidente y múltiples detalles y reflexiones. Y de repente, como queriendo llevar la contraria a la misma tarde, al final salió 'Ecuador'. Un toro, recortado y breve, pero por delante mostrando seriedad, pechos y dos pitones la mar de astifinos, aunque bizco del izquierdo. Arrea. Y en el peto se emplea y da opción a lucirse a Tito Sandoval en dos puyazos medidos y en lo alto. Dos varas de premio. Incluso pareció que a López Simón le apetecía dar opción al espectáculo con una tercera vara, pero alguien con poca afición se precipitó en cambiar el tercio.

La faena se inica por ayudados. Otro comienzo a la contra. Pero el mando surge en redondo, ligado y embraguetado en una baldosa. La faena crece toda sobre la mano diestra. Con emoción. Muy cosido todo y los de pechos. Cuando parece que la oreja ya está agarrada, busca la segunda. Se mete entre los pitones y forma un pifostio y no bastante con eso, echa las rodillas al suelo y arrolla la razón. Sin duda la faena de la tarde sino se hubiera finiquitado de navajazo infame en el costillar de efectos fulminantes. López Simón, impotente, no sabía qué hacer. Tierra trágame.

El cuarto, manso para variar, fue de escaso fondo, muy parado y reservón. Salió de najas del peto y embistió cansino y sin celo. Curro Javier dejó uno de los pares de la tarde y se desmonteró. Luego tanto Perera como el toro acabaron aburridos. Era el momento crítico de la tarde, ese momento en el que todo parecía irse por el sumidero. 

Pero fue salir, precioso, el toro sardo de nombre 'Alabardero', el más hondo y serio de la corrida, también manso, pero transmitiendo emoción en sus embestidas y cambiarnos la cara a todos. El saludo de David Mora rematado con una ajustado larga de frente en los medios tuvo garra. Muy corretón, la buena colocación de López Simón acompañando al caballo de picar nos deparó un quite de peligro digno de reseñar. El quite artístico lo cuajaría David Mora por chicuelinas y esas dos medias, que resultaron, sí, lo mejor de la tarde.

Apretó siempre adentro 'Alabardero' con emoción. Inicio torero y con empaque los muletazos por alto, por abajo y el de pecho. El gobierno es más hacia afuera que hacia adentró y otra vez, tanto el toro como la faena se quedan sin finales. Pero el espadazo resulta de premio. Una oreja para David Mora que paseó acompañado por el niño Adrián, que todos queremos que triunfe.

FICHA DEL FESTEJO
Plaza de toros de València, 23 de julio de 2016. Tercer festejo de la Feria de Julio.
Toros de Victoriano del Río mansos y anovillados; el mejor presentado fue el sardo que hizo quinto, el más completo el sexto y de más clase, el primero. Miguel Ángel Perera (una oreja y silencio), David Mora (silencio y una oreja) y López Simón (ovación tras aviso y palmas). Se desmonteraron en banderillas Javier Ambel en el 1º, Ángel Otero y José María Tejero en el 2º y Curro Javier y Guillermo Barbero en el 4º. Destacaron banderilleando al 6º, Domingo Siro y Jesús Arruga. Menos de media (unos 4.500 espectadores).

#feriadejulio/ vídeo del triunfo de roca rey ayer en valència

La era Roca Rey, inapelable e imparable, sigue su rumbo

Si en Fallas titulamos que la 'era de Roca Rey' empezaba en València, hoy se corrobora que ésta, imparable, sigue su rumbo tras sacudir Madrid o Pamplona, entre otras. Hoy ese rumbo un pitón perdido por el pecho, colgado el torero del chaleco, estuvo a punto de cortárselo. El milagro y la raza, la reacción de torero y la ambición sin límites con la que abrocharía su tarde soberbia para seguir su rumbo. Inapelable.


22 julio 2016

#feriadejulio/ la era roca rey, inapelable e imparable, sigue su rumbo

Esta crónica también se ha publicado en Valencia News

La gran noticia fue que en la Feria de Julio una tarde rozó el lleno en los tendidos como quien no quiere la cosa. Todo un dato para los que echan pestes o son cenizos por naturaleza: el gran espectáculo de la tauromaquia tiene esto. Llegados aquí, todo se hubiera resuelto mejor con una corrida de toros con casta y poder, así el triunfo rotundo de Andrés Roca Rey, que, por cierto, algo de culpa tenía del casi lleno, habría sido más incontestable todavía.

Si en Fallas titulamos que la 'era de Roca Rey' empezaba en València, hoy se corrobora que ésta, imparable, sigue su rumbo tras sacudir Madrid o Pamplona, entre otras. Hoy ese rumbo un pitón perdido por el pecho, colgado el torero del chaleco, estuvo a punto de cortárselo. El milagro y la raza, la reacción de torero y la ambición sin límites con la que abrocharía su tarde soberbia para seguir su rumbo. Inapelable.

El primero de su lote se llamó 'Liebrote'. Castaño, largo y bajito de manos. Acaramelado de cuerna también, como el primero de la tarde. A pies juntos lo paró. Como queriendo parar el tiempo. Una chicuelina por sorpresa. Ya se palpaba esa capacidad del torero para crear el silencio. Un privilegio sólo al alcance de los más grandes. Una revolera y la brionesa con pulso y remate. Un galleo y el quite que se tenía que ahorrar. Sólo al primero de Manzanares le sopló un quite.
Las fuerzas y fondo no sobraron a los de El Pilar. Fue corrida de administrar. Pero mientras unos administran, otros se montan encima. Como Roca Rey.

No le sobraban las fuerzas, perdía las manos a la mínima. La Roca lo empezó por estatuarios, pero tuvo que emplear más pausa. Inteligente, no lo aprieta. Pulso, la zurda del peruano. Muy despacio y con la bamba. Ojo con esa zurda. La traca explotó al final. El ajuste, las muñecas fluyendo y ese toreo sobre el alambre. La arrucina inverosímil, los cambiados recursos al final. El público absorto, metido hasta las trancas en lo que hacía ARR, y cuando se fue a por la espada el runrún del público era de lío gordo.

Luego vino el drama, el torero prendido por el pecho, sin consecuencias, y sin mirarse y el personal todavía con el corazón saliéndose por la boca, y ya había cobrado la estocada fulminante. Una oreja y le pidieron las dos.

El sexto le salió manso. 'Burreñito' barbeó, con su hechura anovillada y escasita de cara. Huyendo. Hay que decirlo, Roca Rey para sacarlo hacia afuera ándole hacia atrás no estuvo fino.
El manso sacó raza en el peto y no fue sometido hasta el inicio muletero mandón de La Roca. Respeto a las líneas. Se lo saca a los medios. Manso y reservón, sin celo. Y de nuevo esa zurda. Repito: la naturalidad de ponerla, con la bamba reposada en el suelo. Y lo puede y lo liga. Empieza a estallar. A apoderarse una vez más de toro y también del público.

Rajado el toro, la faena se reúne en el tercio. El toro va buscando la vía de escape, pero se lo vuelve a sacar a los medios y allí lo sujeta y doblega por unos minutos su voluntad huidiza. Le enjareta inmóvil circulares, los pitones pasando por la barriga, pero en los terrenos que quería el torero y no el manso, que cuando le dieron vía volvió a huir.

Hambriento Roca Rey, le sopló unas luquecinas pegado a tablas por rizar el rizo una vez más para sorpresa de propios y extraños. Un cañón. La dos orejas, la vuelta al ruedo con el niño Adrián y ese Roca Rey que se fue por la puerta grande, siguiendo su rumbo, el que marca una nueva era en el toreo.

Un señor toro abrió plaza para la lidia a pie. Muy cuajado. La báscula marcaba 595. Castaño, hondo, serio, estrecho y acaramelado de cuerna y de buena culata, pero blando en exceso. La faena de Manzanares no encontró sostén. Y el segundo de su lote, fue un toro de esos complejos que a veces te encuentras en la sangre Aldeanueva, de nombre 'Niñito', mismo nombre como el que se encontró temporadas atrás David Mora en Sevilla.

'Niñito' tuvo cosas de bravo en varas. De toro enrazado al menos. Fue el toro de mayor dosis de casta. Pero con múltiples matices. Distancias, toques, alturas. Por el derecho no se entrega. Por el izquierdo repone. No hay dos embestidas iguales. A favor del toro, la fijeza, la casta. Manzanares escrutó todos esos matices sin acabar de romper más allá de fogonazos sueltos. La espada de Manzanares esta tarde tampoco fue la de siempre.

Pablo Hermoso, también sin espada, dio un recital de naturalidad y temple en dos faenas totalmente distintas. Su primero del Capea embistió a oleadas hasta que le duró el fuelle. Hermoso impuso pausa y temple y un dominio absoluto de terrenos y querencias. Y al sexto lo cuajó en todos los terrenos, a dos pistas con Beluga y Donatelli, encontrando espacio donde no lo había y rematando con Pirata en un par a dos manos, que si fue bueno, mejor fue la preparación del mismo.


FICHA DEL FESTEJO
Plaza de toros de Valencia, 22 de julio de 2016. Segundo festejo de la Feria de Julio. Toros de El Capea para rejones bien presentados y cuatro de El Pilar blandos, desiguales y faltos de fondo y entrega. Hermoso de Mendoza (Ovación en ambos), José María Manzanares (Silencio y palmas tras dos avisos) y Roca Rey (oreja y dos orejas tras aviso). Casi lleno (unos 9.000 espectadores).

#feriadejulio/ un 'niñito' en el sorteo de esta tarde

FullSizeRender 
IMG_5115