18 febrero 2014

los antitaurinos ya manipularon a la onu (análisis dafo de la industria taurina)

El pasado 5 de febrero nos informaban desde Portugal: "Amigos, tenemos um caso sério como resultado del lobby internacional de la Fundacion Franz Weber". La noticia es que la ONU se pronunciaba con intención de limitar la participación de los niños en las corridas de toros. Concretamente se pronunciaba el Comité de los Derechos del Niño de la ONU aconsejando a Portugal que restringiese a partir de la ley la participación de los menores en las touradas.


¿Cómo llegó la ONU a estas conclusiones? Fácil: gracias al trabajo de lobby antitaurino, comandado por la Fundación Franz Weber, que cuenta con activistas organizados también en Portugal. Protoiro, la institución que coordina la defensa de la Tauromaquia en Portugal, tardó en responder solo seis días a la acusación vertida por la ONU, que solo contaba con argumentos antitaurinos. Seguro que aquel estudio elaborado a petición del Defensor del Menor en la Comunidad de Madrid sobre 'Posibles repercusiones psicológicas de las corridas de toros en niños menores' no llegó a la ONU.

En España la cosa prácticamente ha pasado desapercibida. ¿Ofrecer una respuesta rotunda, trabajada y consensuada desde dentro de la industria taurina, para qué? Mi reacción cuando desde los amigos de Protoiro nos dieron a conocer el nuevo ataque fue de resignada tristeza ante la absoluta desidia de la industria taurina por pasar a la acción en la protección y fomento de la Tauromaquia de forma seria y coordinada, profesionalizada.

Lo más destacable que ha hecho la Industria Taurina por sí misma este invierno ha sido hacer el ridículo con la bronca de Sevilla, que en verdad no beneficia a nadie. A nadie. Lo miren por donde lo miren, lo cuenten por donde lo cuenten. Unos por otros han demostrado una absoluta falta de sentido común, de capacidad para defender lo que representan, lo que son.

¿Y el Pentauro ese, qué? Eso, mientras no se demuestre los contrario, no es más que una palmadita a la espalda por parte de los políticos. ¿Y la declaración de Patrimonio? Pues de eso, mientras no se demuestre lo contrario, el sector no está a la altura.


Ayer desde el blog Los Toros en Siglo XXI, con cuyo autor podré estar desacuerdo en determinados puntos, pero no en la solución general, se volvía a alzar la voz:
"El informe (de la ONU) es humo, pero sirve para la propaganda: 'Hasta la ONU dice que la Tauromaquia es mala'. La declaración de la ONU (que suena muy rimbombante) se utilizará en un futuro en todos los debates y por todos los partidos políticos para atacar al toreo"
Y señalaba el principal problema que afronta la Tauromaquia:
El gran problema del toreo es la falta de una INDUSTRIA que ponga en valor, ante la sociedad, todo el activo de la Fiesta, capaz de generar sinergias y recursos económicos, culturales, sociales...

Pero claro. Nadie ve más allá. La Fiesta está conformada por sus cotos y estos están cerrados a cal y canto. No hay sector más endogámico que el mundo de los toros y de todo aquel que venga de fuera se desconfía eternamente. Pasa con las figuras (ver carteles de Fallas, por ejemplo), pero pasa sobre todo con los empresarios, especialistas en poner todas las trabas para que nada cambie. Y así, mientras la degradación interna se hace evidente pese a que unos pocos ganan, afuera sucede el desastre y la distancia con la sociedad es cada vez mayor y el animalismo antitaurino sigue aumentando su discurso propagandístico de fácil calado.


+ + + + + + + + + +


Va a hacer dos años que presentamos (quien firma junto a Ángel Moreno) el proyecto para la Academia de las Artes y Cultura de la Tauromaquia y, antes de presentarlo en público en mayo de 2013, se lo hicimos llegar a los principales actores de la 'industria'. Por citar algún ejemplo: llegó a la mesa del despacho Matilla, a aquella Comisión de Angulo o las oficinas de comunicación de El Juli o Manzanares que confirmaron el recibo. Ya nunca más se supo.

Aquel trabajo, que ahora sin perder su carácter universitario tiene su continuación en RUTADIT,  incluía un completo análisis DAFO de la Tauromaquia. Tal vez, y aunque cueste creer, era la primera vez que se hacía algo así sobre el toreo y además se publicaba. Y no, no salió de dentro del sector, sino de dos elementos externos y extraños: dos aficionados con ganas de sumar. 

Si ha sido capaz de llegar hasta aquí, ahí tiene el análisis DAFO, que no son más que las Debilidades, Fortalezas, Amenazas y Oportunidades con las que cuenta hoy la Tauromaquia y sobre las que nunca ha trabajado de forma organizada y, por el momento, no hay visos para ello. Los anti pueden estar tranquilos. La industria endogámica y bien posicionada en sus respectivos cotos, también.



DEBILIDADES.

- Falta de unión y cohesión en la industria taurina.
- Mala imagen, desinformación y escasa repercusión mediática.
- Descenso de la emoción en el espectáculo.
- Sector conservador e inmovilista con carencias a la hora de divulgar la Fiesta.
- Escasa reinversión en promoción, difusión y uso de nuevas tecnologías.
- Alto grado de intervencionismo de la Administración y escasa implicación política a
la hora de colaborar en el desarrollo de la Fiesta. 


FORTALEZAS.
- Riqueza artística, cultural e histórica de nuestro país.
- Ecología, conservación y supervivencia del toro bravo y la naturaleza en la que habita. 

- Espectáculo único generador de emociones, sustentado en la imprevisibilidad de la creación artística del ser humano y la bravura del toro.
- La tauromaquia es un acontecimiento social que está estrechamente vinculado con las actividades festivas y de ocio en la mayoría de los municipios y ciudades de España. 
- Importante y activa masa social que en gran parte se implica y participa en beneficio de la Fiesta.
- Gran reconocimiento social de las principales figuras del toreo y apoyo incondicional de importantes intelectuales y personalidades de distintos ámbitos de la cultura, la sociedad y el deporte.


AMENAZAS.

- Presión antitaurina y creciente sensibilización de la ciudadanía por los ‘derechos animales’, con la consiguiente pérdida de apoyo social
- Utilización y continuo cuestionamiento de la Fiesta con fines políticos e intereses partidistas.
- Gran competencia en la oferta cultural y de ocio.
- Crisis económica mundial.
- Falta de espacio dedicado a la Fiesta en los medios de comunicación.
- Escasa inversión en el sector por parte de empresa ajenas al mismo por la desconfianza
en que ésta reporte resultados negativos. 


OPORTUNIDADES.

- Innovación y desarrollo en marketing y publicidad para mejorar la imagen del sector.
- Capacidad de fomentar el turismo relacionándolo con la cultura del toro, su naturaleza y las ferias.
- Uso de las nuevas tecnologías y potenciación de las mismas como herramientas de promoción, difusión y comercialización para los profesionales del sector, y de activismo taurino entre los aficionados.
- Aproximar la tauromaquia a la sociedad y reconvertir los valores de la Fiesta en referentes de modernidad.
- Crear métodos para fidelizar al público y a la afición, creando sentimiento de pertenencia.
- Fomentar la relación de la industria del toro con otros sectores de la economía.