20 octubre 2014

la tauromaquia está cambiando el paso (by juanma lamet)

|_ Crecimiento del 1,1%. 956 corridas en 2014 frente a las 946 de 2013.

|_ La Tauromaquia ha comenzado a tocar fondo antes que el gasto en cultura, que seguirá cayendo a un ritmo cercano al 8%

|_ Los toros han pasado a alinearse con el repunte de la actividad económica nacional. El Producto Interior Bruto nacional crecerá un 1,3% y Producto Interior Bravo se anota una subida mínima del 1,1%

|_ La Tauromaquia cambia el paso desde el futuro

|_ El incremento lo aporta de forma íntegra el segmento de las novilladas, que sube un 13,17%: de las 243 celebradas en 2013 se ha pasado a 275, 32 más
|_ Actualmente hay una ratio de una corrida por cada 100.000 habitantes, similar a la de la Edad de Oro de la Tauromaquia (1910-1920)

http://estaticos04.expansion.com/blogs/tauroeconomia/imagenes_posts/2014/10/17/118136_470x432.jpg





La economía taurina está cambiando el paso. Poco a poco, el sector comienza a salir de la recesión. Después de seis años de números rojos ininterrumpidos, el número de festejos mayores celebrados en España ha vuelto a crecer en 2014. Si no se suspende ninguna de las escasas corridas que quedan por celebrarse, el año cerrará con 956 tardes de toros. Es decir, un 1,1% más que en 2013, año en el que la cifra ascendió a 946, según los datos recopilados semana a semana por David Jaramillo en 6 Toros 6.
Si se contaran los festivales, la subida sería aún mayor, de casi el 3%. En todo caso, las cifras actuales siguen muy lejos de las registradas en los años de la burbuja inmobiliaria, en los que se llegó a superar la barrera de los 2.200 festejos en un contexto de pronunciado recalentamiento económico. La velocidad de crucero del orbe taurino se encuentra, de hecho, más cerca de las cifras actuales que de las de entonces.

El de 2014 es un incremento leve, apenas por encima del estancamiento, pero es muy significativo. Para empezar, la tendencia recesiva, siempre difícil de revertir, se ha frenado. En un contexto económico marcado por la salida de la recesión y la leve mejoría de los datos del empleo, la tauromaquia ha comenzado a tocar fondo antes de que lo haga el gasto en cultura , que seguirá cayendo a ritmos cercanos al 8%, según el estudio El gasto en ocio y cultura de los españoles, del EAE Business School.

Los toros han pasado ahora a alinearse con el repunte de la actividad económica nacional. No en vano, según las previsiones del Gobierno, el Producto Interior Bruto nacional crecerá un 1,3%. De momento, el Producto Interior Bravo se ha anotado una subida mínima del 1,1%.

El incremento lo aporta de forma íntegra el segmento de las novilladas, que sube un 13,17%: de las 243 celebradas en 2013 se ha pasado a 275, 32 más. Aupada por la efervescencia del escalafón novilleril, la estadística no sólo mejora los datos de 2013, sino, también, los de 2012. Se trata del primer dato positivo desde que comenzó la Gran Crisis, en 2007, y resulta todo un cambio de tendencia, teniendo en cuenta que las novilladas se venían anotando números rojos de dos dígitos (-26,8% en 2012, -20,5% en 2009, -22,3 en 2008...). Algo similar ocurría con los rejones. En toda España se han dado este año 219 festejos de toreo a caballo, un 5,2% por debajo del año pasado (231).

El número de corridas se ha reducido de las 472 de 2013 a 462, un 2,1% menos. Es el menor retroceso registrado en los últimos siete años. El núcleo de la llamada fiesta mantiene, por tanto, el pulso, aunque se mantenga muy lejos de las cifras registradas en los años del boom del ladrillo, en los que se llegaron a estoquear hasta 1.035 corridas en un solo año, el recalentado 2007.

Pero este dato de corridas de 2014, muy significativo, sigue sin ser escaso. En la década de los 80, que no se considera de decadencia, la media fue de 476 corridas al año, cifra muy similar a las 462 de este año. Además, actualmente hay una ratio de una corrida por cada 100.000 habitantes, similar a la de la Edad de Oro de la Tauromaquia. ¿Están los toros en decadencia si se celebra un mismo número de corridas por persona que en la mejor de las épocas de cuantas ha vivido esta disciplina cultural? No hace falta responder.

No en vano, sólo 13 de las 43 provincias en las que está presente el toro experimentan aún una caída interanual del número de festejos. Hay 10 que mantienen la misma oferta taurina que en 2013 y 20 en las que el mercado táurico sube. Entre ellas, cabe destacar a Huelva, que ha pasado de 9 a 19 corridas (un 111% más), y a Burgos, que suma 7 nuevas tardes de toros, desde las 18 de 2013 a las 25 de este ejercicio (un 39% adicional). De entre las provincias que prosiguen con el ajuste, las que más sufren son Málaga, que pasa de 34 a 25 corridas anuales, y Cádiz, que de 28 cae a 22.


Estos dos últimos datos hacen que el mercado taurino andaluz retroceda un 6,2%, siendo la autonomía en la que han desaparecido en 2014 más festejos con respecto a 2013: de 161 ha pasado a 151. Andalucía sigue en el cuarto lugar del escalafón autonómico, tras Madrid (180 festejos, un 1,7% más), Castilla y León (178, un 8,5% más que el año pasado) y Castilla-La Mancha, que cae un 2,4% al pasar de 165 a 161 celebraciones de festejos mayores en 2014 (ver gráfico adjunto).
El toreo aumenta en siete autonomías (Cantabria, Castilla y León, Comunidad Valenciana, Extremadura, Madrid, Murcia y País Vasco), se mantiene en Navarra, La Rioja, Baleares y Asturias y cae en Aragón, Galicia y las citadas Castilla-La Mancha y Andalucía.

 Como se ve, aunque la evolución de la economía taurina vaya por barrios, la tendencia ha cambiado. Si bien el elemento clave al inicio de la crisis fue la evolución del sector de la construcción, hoy en día ese efecto se ha transmitido al conjunto de la economía en la forma de una gran tasa de paro. Así, "la variable determinante en la evolución de los festejos taurinos ahora mismo es la tasa de paro", apunta Vicente Royuela, doctor en Economía e investigador en la Facultat de Ciencias Empresariales de la Universidad de Barcelona. 

"Desde 2008, cada punto adicional en la tasa de paro se ha traducido en cerca de 50 festejos menos a nivel nacional", añade. Pues bien, en el último año la tasa de paro ha caído en 1,7 puntos... Eso sí, "las incertidumbres sobre la recuperación económica (y su velocidad) van a dificultar la toma de decisiones de empresarios y ganaderos, lo que en general va a retardar la recuperación en el volumen de festejos", agrega Royuela. 

Eso sí, el primer paso (frenar la caída, volver a crecer) ya se ha dado. Por primera vez en siete años, el optimismo no es una opción descabellada.