09 noviembre 2014

declaración de sevilla sobre la tauromaquia como obra maestra del patrimonio cultural inmaterial de la humanidad

La Fundación de Estudios Taurinos con la ayuda y colaboración de la Universidad de Sevilla y de la Real Maestranza de Caballería de Sevilla ha organizado unas Jornadas internacionales tituladas Tauromaquia. Historia, Arte y Literatura en Europa y América, que se han celebrado en Sevilla durante los días 5, 6, 7 y 8 de noviembre de 2014. Con este motivo se han reunido investigadores, profesores y escritores que declaran lo siguiente:

Que la Fiesta de los toros, cuya expresión moderna se fragua en la Península Ibérica desde la Edad Media – de forma particular en Andalucía -, en América desde el siglo XVI , y en el sur de Francia desde el siglo XIX, apoyándose en tradiciones taurinas más antiguas, extrae sus raíces de un fondo milenario de la cultura mediterránea heredada por los pueblos latinos, en la cual el enfrentamiento entre el hombre y el toro, y su interpretación simbólica, han dado lugar a un sinfín de mitos, de celebraciones y de obras maestras en las artes y en la literatura.

Que esta Fiesta, en sus diferentes interpretaciones, refleja la sensibilidad específica de cada uno de los pueblos y comunidades que la comparten, pero expresa al mismo tiempo, en el aspecto ético y cultural, ciertos valores fundamentales del hombre y su manera de enfrentarse con la vida, con la muerte y con lo efímero.

Que constituye el núcleo de numerosas fiestas locales y juega por lo tanto un papel muy importante para estrechar lazos de afecto y solidaridad entre comunidades y pueblos, fomentando de manera muy significativa el turismo y la economía local de las ciudades taurinas, implicando además, en el campo y en las ciudades, numerosos oficios y puestos de trabajo relacionados directa o indirectamente con el mundo de los toros.

Que da lugar durante todo el año a numerosos actos culturales y encuentros entre aficionados, y a numerosas publicaciones en libros, revistas y sitios en Internet.

Que la tauromaquia está basada en el respeto que los ganaderos, toreros y aficionados sienten por el toro durante su lidia y durante su cría en condiciones óptimas de libertad, en unos espacios preservados que constituyen una reserva ecológica insustituible para la fauna salvaje y la flora, y que mantienen numerosas tradiciones de campo; que la conservación de esta riqueza ecológica así como de los encastes del toro de lidia están condicionadas por la supervivencia de la corrida.

Que la Fiesta de los toros, en definitiva, constituye un patrimonio cultural inmaterial valiosísimo, reuniendo todos los criterios especificados, en su artículo 2, por la Convención para la salvaguardia del patrimonio cultural inmaterial, firmada en la UNESCO el 17 de octubre de 2003, que se aplica a los ámbitos de las tradiciones y expresiones orales, de las artes del espectáculo, de las actividades rituales y festivas, de las prácticas en relación con la naturaleza, de los oficios y artesanías tradicionales;

Que la protección de cualquier expresión del patrimonio inmaterial condiciona la diversidad cultural y garantiza el desarrollo sostenible, como lo declara el texto de esta convención en su primer considerando; que por otra parte la promoción de la diversidad de las expresiones culturales ha sido objeto de una convención firmada en 2005 por el conjunto de los estados representados en la UNESCO, con el fin de evitar, dentro de los límites marcados por la Declaración universal de los derechos humanos, los efectos negativos de la globalización.

Recomendamos a las autoridades competentes de nuestros respectivos países que adopten todas las medidas necesarias para la protección y la promoción de la Fiesta de los toros y para su reconocimiento como patrimonio cultural inmaterial a nivel regional, nacional e internacional, empezando por su inscripción en los inventarios nacionales de dicho patrimonio, tal como lo recomienda la convención de la UNESCO.

Llamamos a los aficionados y a los expertos de los ocho países taurinos a mantener lazos de solidaridad y a coordinarse en sus iniciativas para que las autoridades de sus respectivos países presenten conjuntamente, en el momento oportuno, ante la UNESCO la candidatura de la Fiesta de los toros a su inscripción en la lista representativa del patrimonio cultural inmaterial de la humanidad.

Es por ello que afirmamos que la tauromaquia cumple los cinco criterios y definiciones de la propia UNESCO para formar parte del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, ratificando la presente declaración e instando a la creación de una plataforma internacional para gestionar la declaración y reconocimiento oficial por parte del Alto Organismo de las Naciones Unidas.