27 noviembre 2014

faltan tres días

Faltan exactamente tres días para que sea el mediodía del domingo 30 de noviembre de 2014 en Foios. La plaza ya luce en la entrada sur del municipio desde hace varios días. Los espadas anunciados ya cerraron la preparación. Ayer mismo se cruzaron una vez más la península en viaje de ida y vuelta para sentir la embestida de dos novillos-toros en lo de Antonio Ferrera. València-Extremadura en menos de 24 horas.


Foios, por su parte, se prepara. La emoción y nerviosismo se palpa. Una corrida de toros no se organiza en un rato. La arena del ruedo ya trata de asentarse en el improvisado círculo mágico. Y alguno de los bares y restaurantes ya cuenta con el cartel de completo para la hora de la comida de domingo, que será a partir de las 15 horas. Todos preparan menús especiales para el acontecimiento.

Es algo así como la Reinaxença del sorisme. Que los tiempos han cambiado es evidente. Los héroes de la tierra hoy prácticamente no existen. Predomina lo global. Tanto la cultura global como la charlotada global. Pasa con todo. Incluso con la Tauromaquia, que de un tiempo a esta parte se ha dedicado a poner mueca aflamencada, como si ahí residiese su esencia. Y no.

Foios hurgará en el hecho distintivo de la Tauromaquia de l'Horta. Y volverá a ser El Soro, todo un milagro, quien vuelva a enarbolar esa seña de identidad propia de sentir, vivir y compartir el toreo. Foios será un fiesta. Será un día de toros plagado de valencianismo. Será como volver la vista 32 años atrás, a aquella alternativa que colapsó las entradas a Foios desde varios kilómetros antes y en la que se  organizó, además, toda una fiesta gastronómica popular, y que se repitió en las fechas claves de aquella religión taurino-pagana que se extendió por toda la comarca de l'Horta.



Faltan exactamente tres días para que se el mediodía del domingo 30 de noviembre de 2014 y la Tauromaquia recobre su expresión más valenciana a través de un cartel prácticamente imposible con El Soro, Vicente Barrera y Rafael de Foios.

¡Como para perdérselo!