13 marzo 2015

#fallas2015/ hay futuro, si se torea como fortes


La Feria de Fallas quería empezar mañana e ir de sábado a domingo. Como Bilbao, por ejemplo. Habría sido un pelotazo empezar a plaza llena con los más reputados feriantes de postín. Pero empezó un viernes y encima 13, la fecha menos apetecible. Esto de la Fiesta es un descalzaperros que entre tres o cuatro y un mexicano ultramillonario manejan a su antojo. Lo del azteca está por ver en qué son viene a Europa. Los taurinos del terreno está claro que antes que los intereses del cliente ponen por delante los suyos. Y claro: ni convenía una de Cuadri, porque faltaban toreros por colocar y si hacía falta empezábamos viernes y 13, por esas cosas de los taurinos que los aficionados nos tomamos como cuestiones de Estado y no son más que meras discusiones de patio de vecinos. Pero sí, hay futuro.

Empezaron las Fallas que se gestaron bajo el manto de la rimbombante FIT y ya cuando se trazó el primer paseillo aquello ya había sufrido una pequeña desintegración y Valencia y sus Fallas ya no eran FIT. ¿A que no interesa más este preámbulo? Pues al lío.

Azucarada corrida de Fuente Ymbro para empezar. Al menos los más viejos del lugar no recuerdan algo con tanto almíbar salido de casa Gallardo. Como ese primero o segundo. Y ya se sabe, azúcar en lo bravo es docilidad y falta de raza. También justeza de fuerzas. Y así se fue despeñando una tarde que solo se amarró cuando Saúl Jiménez Fortes medió por el tapiz. Porque con delicadeza trato las telas, las embestidas e incluso la misma arena que pisaba. Hay futuro. Si se torea así, claro.

Es la diferencia que marcó Jiménez Fortes, de celeste y oro. Fue verso libre. Lo es. La puerta grande del año pasado no le ha dado mejor sitio. Pero vino con el reloj parado. Y desde que se abrió de capa fue para torear. Verónicas rítmicas, asentadas, con rima en los vuelos. Fuente Ymbro de ajandillada expresión. En dulce todo. Y con alfileres los apoyos

La clarividencia, delicadeza y el sitio de Fortes pusieron el resto. El cartucho en la zurda para iniciarle faena a 'Fotógrafo'. El toreo al natural. La pose clara. Las plantas enterradas, la cintura acariciando el viaje; el medio pecho siempre retador. Las revoluciones del valor a cámara lenta hasta el abuso. A pies juntos el final. La estocada. La petición. No cabía comparación con lo anterior señor del palco. Era otra dimensión. Esto era de oreja. Pero quedó en vuelta al ruedo.

Lo anterior había sucedido, por cierto, con un Fuente Ymbro estrecho de sienes y altón con el que Juan Bautista estuvo fácil. En general. Llevando al animal a su aire. Sin apreturas y queriendo agradar a la galería. Finiquitó de bajonazao. Pero qué más da. Generoso el personal pidió la oreja para sonrojo de los buenos aficionados. Si los hay, claro, en el presente. No ya en el futuro. Eso queda en duda.

No había comparación. Y si la había luego fue Fortes y puso la muleta donde la mayoría echan la temporada entera sin ponerla para dejar claro el tema. Su manifiesto. El valor al servicio del toreo. Otro inicio de pronto y en la mano. Desde los medios, para torear en redondo. Los muslos entregados al filo de la navaja y la muleta sutil, con los vuelos acariciando el hocico para traerse el muletazo en inverosímil terreno. Pero claro, el personal se enteró cuando el valor hervía. Fortes era volcán en las vías del tren. Un Fuente Ymbro, desrazado, negado a embestir, pero entregado ante la apabullante actitud de Fortes. Fue otro espadazo y, ahora sí, cayó la oreja. Su tarde sabía a Puerta Grande.

La tarde ya se desepeñó. Juan Bautista tiró líneas con el cuarto, sin molestar. No había para más. Animal badanudo de buena lámina, pero sin entrega ni fondo. A menos.

Jesús Duque tropezó con el lote de menos virtudes. De poca fijeza, muy suelto, apretando hacia los adentros y sacando genio su primero. Por el izquierdo se venció en el capote. No hubo acople y la espada se manejo sin confianza. Y el sexto no tuvo entrega ni franqueza. Desrazado, manso y violentón. Buscaba sorprender siempre. En una de esas lanzó a Duque por los aires en cogida sin consecuencias. Las ilusiones se estrellaron.


FICHA DEL FESTEJO
Plaza de toros de València, 13 de marzo de 2015. Primera de la Feria de Fallas. Toros de Fuente Ymbro de correcta presentación nobles primero y segundo, y en general bajos de raza. Juan Bautista (ovación y silencio), Jiménez Fortes (vuelta al ruedo y oreja) y Jesús Duque (silencio y silencio). Algo más de un tercio (unas 4.000 personas)