21 diciembre 2015

la tauromaquia ante los resultados de las elecciones generales del #20D

Los resultados de las elecciones generales del #20D dejan muchas incertidumbres. El bipartidismo está en su peor momento, pero todavía ha resistido la embestida mediática y electoral de los partidos emergentes. Nunca, salvo la Izquierda Unida de Julio Anguita de 1993 y 1996, ningún partido político había superado los dos millones de votos tras los dos mandones. Esta vez lo han conseguido sobradamente Ciudadanos con 3.500.446 votos y Podemos con sus diversas coaliciones --las fuerzas del cambio las llama Pablo Iglesias-- alcanzando los 5.189.333 sufragios. 


Si pensamos en Tauromaquia, el nuevo Congreso de los Diputados debería contar con, al menos,  un 65,86% que es respetuoso con la cultura taurina, la diversidad que aporta y la riqueza que genera. Con ese porcentaje me refiero a la suma de PP, PSOE, Ciudadanos y PNV.




El partido antitaurino PACMA ha logrado 219.181 votos (117.037 más que en 2011). En votos es el primero de los partidos sin representación en Cortes. Suma incluso más que UPyD. Pese a la importante cantidad de votos, la reflexión que hay que hacer es que lo partidos generalistas no arrastran el voto reivindicativo del totalitarismo antitaurino, que se queda marginado en PACMA.

Se demuestra así que, seguramente, las medidas taurófobas que muchos partidos llevan en su programa restan más que suman.




El gran error es que, ante la imposibilidad de tomar grandes decisiones, se optase por tomar medidas populistas y que la Tauromaquia se convirtiese en cortina de humo o moneda de cambio para hacer como si se hiciese, pero sin hacer nada, y al final el toro fuera el perjudicado. En la Comunitat Valenciana ya hemos podido comprobar el ruido que se ha preferido generar con la tauromaquia en solo seis meses. Esperemos que no haya que lamentar esta situación ante las posibles coaliciones de gobierno que se abren.