05 marzo 2016

lo intolerable



Ya lo escribimos en la crónica de ayer:


"Algo atacado de kilos, lo acusó el toro, también sospechoso de pitones con uno abierto como la boca de una serpiente, pero de poco veneno."

"Así, la corrida de Cuvillo se antojó muy pobretona. De pitones sobre todo. De trapío, también. Incluso se antojaban sucios. Poco lustre, vaya. Y muy previsible en casi todo. Justo lo contrario que el misterio de la casta. "