30 marzo 2016

resaca fallera: más de 100.000 personas pasan en #fallas2016 por la plaza de toros de valència

Así lo confirmó Nacho Lloret, gerente de la plaza de toros de València, en la última edición del programa Cultura de Bou, a partir del minuto 8:55:



Y hoy la información se difunde a través de esta nota de prensa:

La pasada Feria de Fallas congregó a más de 100.000 espectadores, que se dieron cita en la plaza de toros de Valencia para presenciar, tanto las corridas de a pie y a caballo como los festejos populares.
La Feria de Fallas 2016 ha supuesto un auténtico impacto económico para la ciudad en cuanto a turismo, gastronomía y espectáculos. La empresa Simón Casas Production, con la programación de sus festejos taurinos y su respaldo y apoyo absoluto a la manifestación que tuvo lugar el pasado 13 de marzo, ha conseguido generar un impacto, ya no solo económico, sino publicitario valorado en 3 millones de euros en los medios nacionales e incluso internacionales con edición digital y en medios nacionales con edición escrita.
Además a estas cifras hay que añadir el impacto que la feria ha tenido en los medios audiovisuales, ya que gran cantidad de medios de ámbito nacional han emitido contenidos taurinos informando de todo lo que sucedía en Valencia durante la feria de Fallas. En este caso la valoración económica habla de un impacto publicitario valorado en 4,5 millones de euros.

 


LA RESACA FALLERA DEJA BASTANTES CONCLUSIONES y abre diversos caminos por los que esta temporada va a trancurrir.  Decir que la temporada es crucial suena a tópico, pero si estas Fallas eran las del cambio, algo sí que ha cambiado. Desde Roca Rey a un caballo de capa negra encargado del arrastre, la plaza de toros de València ha sido epicentro de una reivindicación social, cultural y popular que ha trascendido bastante más allá del propio coso de la calle Xàtiva.


1.- El cambio en serio. Los Garrido, Del Álamo, los novillor Lorenzo y Marín... Las Fallas han marcado unas formas y, sobre todo, un nuevo orden a la hora de confeccionar unos carteles, que sí han encontrado respuesta entre aficionados y público. Cuando esto no ha hecho más que empezar, se puede decir que el cambio va en serio

2.- El efecto Roca Rey. La tarde del 17 de marzo fue la que agitó de verdad toda la propuesta y lanzó a la Feria de Fallas. De auténtico acontecimiento el tarde de Roca Rey, en una tarde que abre una nueva era y que tuvo trascendencia cultural de carácter internacional, por aquello de que Andrés Roca Rey es peruano. València fue el epicentro.

3.- Un 13 marzo histórico. Fue al comienzo. La Tauromaquia se lanzó a la calle para llevar a cabo la manifestación cultural mayor que cualquier disciplina pueda convocar. La gente del toro reivindicó su su sitio en esta sociedad ante aquellos que los discriminan o tratan de ningunear. 30.000 personas clamaron por la cultura taurina, llenando el centro de la ciudad de València. Fue el comienzo de unas Fallas 2016 en las que la plaza de toros de València volvió a ser protagonista.

4.- Frente al antitaurinismo. Esa fue la mejor respuesta ante el antitaurinismo. La demostración de la fuerza social, cultural, artística y cívica de la Tauromaquia en plenas Fallas. Lección de civismo en la manifestación. Y durante el ciclo de festejos, organización y seguirdad que impidieron a los mercenarios del antitaurinismo boicotear los espectáculos.

5.- El toro, ausente. Esa fue la gran pena. Apenas se vio un toro rebosante de raza, de bravura. Predominó la mansedumbre y la falta de raza. Mucho tuvieron que poner los toreros. Un toro de Victorino del Río de nombre 'Coplero', segundo de Talavante, o 'Fragata' de Domingo Hernánedez, que le correspondió a El Juli, se antoja demasiado poco cuando, además, también fallaron las esperadas Fuente Ymbro o Adolfo Martín.

6.- Gran respuesta del público. La cifra de más de 100.000 espectadores entre el 11 y 20 de marzo. Tres llenos, dos casi llenos, un tres cuartos, un dos tercios, una media plaza o un tercio o un quinto con las novilladas.

7.- La repercusión social. Gracias a las redes sociales lo que sucedía en las Fallas 2016 y concretamente en la plaza de toros de València fue trending topic en Twitter prácticamente cada tarde. Los nombre de Roca Rey, Talavante, Zalduedo, El Juli, Garrido, Del Álamo, López Simón, Adolfo Martín, Rafaelillo, Ureña y otros fueron TT cada tarde.

8.- Cultura popular valenciana. En la plaza de toros de València, además ser epicentro de la cultura taurina en plenas Fallas, es también foco desde el que se reivindica la cultura popular valenciana. Una expresión que se ha recuperado este año ha sido que el arrastre ha vuelto a tener como protagonistas a la gente y los caballos de l'Horta. Todo un símbolo que muchas tardes se ha llevado fuertes ovaciones y que siempre fue parte de la personalidad de la Plaza de Toros de València.


9.- La Tauromaquia como eje cultural vertebrador. La tauromaquia y su diversidad se han revalorizado a través de las Fallas 2016 y, sobre todo, de la manifestación histórica del 13M. La Tauromaquia y los festejos populares por fin unidos. Cientos de municipios de toda la Comunitat Valenciana, España, Portugal, Francia y sus gentes tras una misma pancarta. La tauromaquia como eje cultural vertebrador, aglutinador.

10.- Estos no es por mera diversión. A los toros no vamos a divertirnos simplemente. Estas Fallas 2016 han sido aunténtica montaña rusa de emociones, sentimientos y sensaciones. El toreo aporta mucho más que mera diversión. Digamos mejor que a lo largo de 10 días de toros, y 15 espectáculos taurinos, contando los festejos populares, el público de toros ha vivido cientos de experiencias, los estados de ánimo han variado con enorme facilidad de una tarde a otra, o de una faena a otra… o incluso en el mismo toro. Emociones, experiencias, estados de ánimo, sensaciones, sonrisas e impotencia… Una Fallas intensas las de 2016. En las que faltó toro, ese toro embistiendo de verdad.