21 agosto 2016

raíces y futuro del toreo y la bravura en cella (indulto de un novillo de los maños por sedano vázquez)

 https://pbs.twimg.com/media/CqUw7mZWYAU4cPN.jpg

A veces es conveniente volver a las raíces. Ir hasta donde la tauromaquia es pueblo. Ir, por ejemplo, hasta Cella. Y abrazar el toreo a lo ancho y a lo largo. Familias enteras, afición sin límite de edad ni complejos adquiridos por el burdo marketing animalista. Casi lleno en los tendidos. 2.000 personas alrededor del círculo; 2.800 habitantes tiene Cella. Una novillada cuidada. Cartel interesante. Luis David Adame, a las puertas de Bilbao y a días de su alternativa en Nimes. Uno de L'Alcora --Castellón y Teruel siempre se retroalimentaron--, Sedano Vázquez, para debutar con picadores. Y la guinda del rejoneador Sergio Domínguez. 

¿La guinda he dicho? La guinda y lo que hacía obligado acudir a Cella era que en chiqueros había dos novillos de Los Maños y otros tantos de Fernando Peña, más uno de Sorando para rejones.

Los santocolomas de Los Maños fueron puro lujo. Tesoro de la casta abierto en honor de esa afición y raíces. Si al primero, 'Borroso', se le apuntó gran calidad y por ello se le premió con la vuelta al ruedo póstuma, el quinto fue ejemplo de bravo por sus virtudes y dificultades y fue indultado con pocos peros. Una alegría y gorda para el pueblo, pueblos como Cella, que siguen echando las raíces de la tauromaquia para que se agarren más fuertes todavía con tarde así.

https://pbs.twimg.com/media/CqVlsz4XgAAsoP4.jpg

Luis David Adame estuvo sobrado con el primero, el tal 'Borroso' de Los Maños, al que cuajó ya de salida con de capa y al que quitó por chicuelinas. Novillo para enmarcar por su clase y nobleza. Adame a placer por ambos pitones y en los medios, muy despacio y con mucho temple. Empezó a derechas, gozó al natural y el pitón izquierdo hizo mejor al diestro. Muy metida la cara, ajustado el embroque, solo el remate algo desentendido al final de las suertes le restaba intensidad a la faena en la que Adame estuvo fácil en exceso. Por duración, clase y nobleza 'Borroso', que era cardeno oscuro y bragado, algo abierto de pitones y bien hecho, fue premiado con la vuelta al ruedo póstuma.

Habría que esperar hasta el quinto y último para que saliera el otro de Los Maños. Esta vez de hechura era muy zancudo y vareado, estrecho de sienes, de poca cara, pero astifino y algo tocadito hacia arriba. Negro de capa. 'Palmero' su nombre.

Embistiendo a su altura, no fue fácil de salida. Sedano Vázquez debutaba con picadores y en la falta de zarpas se notó. No fue novillo fácil de administrar en los primeros tercios. Bravo se reveló en el peto. Empujando con fijeza, pero también a su altura, pero sin cabecear. Empujando fijo desde los riñones. No era novillo de recortes. Por chicuelinas, no. De soltar capa, tampoco. Era pronto, perseguía, hacía hilo en banderillas.

Lo que parecía una papeleta para el novísimo Sedano Vázquez enseguida se reveló en temple y entrega; muletazos de larguísimo trazo y una embestida humillada, pronta, exigente y de repetidora cadencia. Sorprendió la bravura preclara cuando conforme Sedano también hacía por prolongar y mandar con el pecho. Mejor cuanto más hacia los medios. Sobre las diestra y mejor todavía al natural. La bruvura exigente del novillo que quería arrancar la muleta cuando apenas la tocaba y la forma de pedir un muletazo y luego otro sin distraerse. Fijo y por abajo. Mando necesario. Obligado. Al menor descuido ganaba la acción, reponía o te avisaba, por arriba te tengo. Mérito de Sedano Vázquez estar a la altura del 'Palmero' de Los Maños. Por cierto, esto de Los Maños y los castellonenses es retroalimentación: antes que Sedano fue Varea quien indultó un novillo de Los Maños en Zaragoza. 'Palmero' se indultó sin discusión y Sedano cortó las dos y el rabo simbólicos.

https://pbs.twimg.com/media/CqUwx33WcAQj5RG.jpg

Se merecía echar dos novillos como 'Borroso' y, sobre todo, como el bravo 'Palmero' la familia Marcuello tras la tragedia de Teruel con la muerte de Víctor Barrio. La suerte o la mala suerte no debe tapar el magnífico trabajo de esta familia ganadera.

Los de Fernando Peña vulgarizaron la tarde. Manejable simplemente el segundo, le sirvió al de L'Alcora para cortar una oreja sin historia. El cuarto debió ser devuelto a los corrales por inválido. Ademe abrevió. Del capítulo de rejones decir que Sergio Domínguez fue de menos a mas. Espectacular en lo accesorio. Se quedó con solo una oreja por fallar con el rejón de muerte.

Adame, Sedano Vázquez y el mayoral de Los Maños salieron por la puerta grande en el remate de la que ha sido la primera tarde de toros (completa) en compañía de mi hijo.



https://pbs.twimg.com/media/CqVluWbWAAEmZpI.jpg