30 septiembre 2010

la ministra gonzález-sinde, los toreros y las habituales manipulaciones de público


Los toreros --algunos como Enrique Ponce, Julián López, José Antonio Morante, José María Manzanares, Miguel Ángel Perera o Cayetano Rivera entre otros, pero no José Tomás o Serafín Marín, por catalán-- se reúnen hoy con la ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, quien alguna vez ha declarado su afición por la fiesta. Será una cosa informal con almuerzo de por medio y, por lo tanto, imagino, sin un guión concreto. Pese a ello, la cita interesa incluso a los medios declarados antitaurinos como Público, que se encarga de dar su particular y sesgado toque de atención al gobierno. Como siempre.

El titular que utilizan es "Los toros tienen menos tirón que las mesas redondas", y si no fuese porque hemos visto antes la cabecera, pensaríamos que es cosa de El Mundo Today.

La fuente que utiliza Público para publicar semejante chorrada es:
La última Encuesta de hábitos y prácticas culturales en España (con datos de 2007), de los 37.526 ciudadanos entrevistados
Para afirmar la siguente: "sólo el 9,8% (3.683) había acudido a una corrida en los doce meses previos. Un dato que coloca a la lidia como la menos apreciada de las ofertas de ocio disponibles en España, únicamente por detrás de la ópera que atrajo al 2,7% de los encuestados. El porcentaje de españoles que repitieron y acudieron a más de un espectáculo taurino durante el año previo a la encuesta fue del 4,6%."

Y llegar a la conclusión graciosamente pseudo-progre, dando todo el valor a la citada encuesta, de que "mucho más interés que la tauromaquia despiertan el cine (52,1% de asistentes el último año), los museos (31,2%), los espectáculos deportivos (28%) y los conciertos de música actual (26,4%). Incluso los zoológicos (20,2%), los parques de atracciones (19,4%), el teatro (19,1%), los parques temáticos (17,7%), las conferencias o mesas redondas (13,8%) y el circo (10,6%) reciben mayor interés que la lidia por parte de los españoles."

Lo que ya no indican es si estas últimas cifras se refieren a los que en el último año --la encuesta es de 2007-- han ido al menos una vez al cine, ha vistado un museo, etc. que es lo más probable. O si el valor de la encuesta queda en entredicho al saber, según otras encuestas, que:

- Los que declaran ser aficionados a los toros representan el 37%

- Durante la temporada española de 2008, se vendieron (aproximadamente) 10.461.000 entradas, que entrañaron en taquilla unos ingresos de 435.018.000 €. El IVA recaudado por este concepto se elevó a 69.602.880 €


Informar bien y no manipular datos al antojo ideológico del medio cuesta bien poco. Pero resulta muy fácil (y una patada al periodismo) sostener una pieza sobre una encuesta a 37.526 ciudadanos y decir que sólo el 9,8% han ido una vez durante un año a los toros y señalar que ese porcentaje son 3.683 personas. Deja claro, sobre todo, que el periodista sabe hacer una regla de tres y que se deja (o ignora) datos en el tintero como la cantidad de festejos que se celebra al año, lo que la actividad taurina supone para el PIB o la cantidad económica que genera, datos también publicados precisamente hoy en Expansión y que muestran un reajuste del sector taurino tras años de exceso como sucedió en casi todo los sectores económicos.


O compararlos con los datos que presenta el cine, que no hace falta decir que gana en oferta a la actividad taurina, pero no por ello son mucho mejores si comparamos los últimos años siempre a la baja.

Ni hay tantas plaza como salas de cine, ni una misma corrida de toros se proyecta tantas veces como sea necesario. Ni un cine logra llenarse siete días por semana o durante todo un mes en las tres cuartas partes de su aforo como si puede suceder en plazas como Las Ventas, Bilbao, Albacete, Valencia o Sevilla. Esa encuesta sobre 37.526 personas supone plaza y media o dos plazas de Las Ventas, Pamplona o Bilbao.

En fin, dejémoslo ahí y pensemos que la reunión de González-Sinde y los toreros resulte positiva, que se alcance algún principio de acuerdo que garantice el futuro de la fiesta mediante el compromiso de ambas partes. Aunque a mi la que de verdad es la que conforman los toreros, las llamadas figuras, que son los deben que comprometerse con la integridad del toro y la verdad de un espectáculo cuya grandeza reside en la conjunción de arte y emoción. Así y no de otra manera la pervivencia de las corridas de toros está más que asegurada. Lo de Sevilla del pasado domingo no fue el mejor ejemplo y tranquiliza más bien nada y los culpables es fácil señalarlos.

Lo fácil sería cargar contra el propietario de Zalduendo si no se supiera que determinados ganaderos se desviven por criar un animal a gusto de las figuras de turno, que por lo tanto se convierten en los primeros responsables siempre amparados por apoderados, empresarios y medios de comunicación, pero no Público precisamente.

3 comentarios:

Medina dijo...

Felicidades por el post, Andrés. Muy elaborado y también inspirador. Gracias por la referencia. Saludos.

Anónimo dijo...

Muy buen trabajo y con mucha razon por esta linea si vas bien,

Anónimo dijo...

Estos comentarios si los publicas, pero los que van contra tu opinon los dejas caducar.