05 agosto 2011

indignante

Cuando te indigna una carga policial. Cuando la actitud de unos cuantos también te indigna. Cuando alguien se cree dueño la soberanía popular. Cuando el griterío que dice clamar democracia entona en cánticos plan energúmenos futboleros. Cuando es lamentable la detención de un periodista. Cuando una situación te avergüenza.

Cuando la solución realmente se ha convertido en el problema.

Cuando la noticia es qué... ¿La provocación? ¿Una situación que engendra violencia en sí misma?



PS: 50 millones de euros costará la visita papal. Pero hay alguien, por cierto, que se haya preocupado en contabilizar el dinero público que ha gastado el movimiento de los #indignados desde el #15M. ¿De qué ha servido? La reflexión se les fue a todos de las manos. Vergonzoso.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Un puente, que a su vez es un laberinto...

Chapu

Andrés Verdeguer dijo...

Chapu, la palabra (el periodismo) te corre por las venas.

Éramos cientos y pasó lo q pasó...

abrazos!