18 agosto 2013

bous a xàtiva/ la actitud y triunfo de david esteve da sentido a la tarde

Xàtiva en plena temporada antes era como un alivio para las figuras, una cita agradable. Hoy, es una plaza más de ese otro circuito donde encuentran su baza en los toreros taquilleros, los de cierto renombre venidos a menos y los que quieren seguir en la lucha por este sueño de ser toreros. Y su Fira, en lo taurino, queda en una tarde más de esa vorágine venida a menos que es la temporada actual, y que si no fuera por las urgencias de una carrera, una historia --la de David Esteve-- que busca y lucha por afianzarse en el escalafón, apenas tendría sentido.

https://mail-attachment.googleusercontent.com/attachment/u/0/?ui=2&ik=bf18777c86&view=att&th=1408f5601d02a57e&attid=0.1&disp=inline&realattid=1443673454468399104-local0&safe=1&zw&saduie=AG9B_P_XYyStbFIGdtul9URf3ETO&sadet=1376794351953&sads=KRnIE66T9vsZzgmsmaovwH96ru4&sadssc=1

Porque si digo que Finito se mostró voluntarioso en su nueva faceta por reencontrarse consigo mismo y El Fandi desplegó sus fuertes sin contemplación para atar una nueva e intrascendente puerta grande, ahí estaba David Esteve anunciado en la Fira de Xàtiva y dispuesto a todo para dar total sentido a una tarde así, otorgarle toda la importancia que requería su situación de torero escorado del escalafón a unas pocas migajas y un puñado de tardes en la mismísima cordillera andina.

Para Esteve la tarde en Xàtiva era una oportunidad, en ese momento la mejor, todo un lujo. Una batalla sobre la que dar una paso adelante para seguir soñando asumiendo toda la dureza. Y lo logró sobre la campana, porque llegó en un último aliento ya en el sexto y último de la tarde ese pequeño paso más, ese triunfo que sabe a gloria.

Porque el tercero se lo inventó a base de arrestos. Fuente Ymbro encastado, más geniudo cuando probaron a someterlo. Sacó el carácter Esteve, robó protagonismo, se desplantó, encontró el camino en las cercanías, pero luego cuando tenía amarrado el trofeo, se puso a fallar con espada y descabello.

Las urgencias al sexto eran evidentes. Pasar la tarde de puntillas era como una losa en su situación que necesita de estímulos constantantes, porque nunca se sabe cuando será la siguiente tarde. Fuente Ymbro apretado, altito, estrecho de sienes, con carácter. De muy buen aire en las capas, apuntando temple y vibración. Picotazo y el comienzo de rodillas porque tenía que ser sí o sí. Allá va, allá viene, y Esteve que es arrollado y de un zarpazo arrojado bajo el estribo y allí, a merced, se libra de un tabaco gordo y todo queda en una dramático momento.

Medio grogui tras la paliza, Esteve saca toda la fuerza y torería y se arranca, se aferra y le cruje dos tandas en redondo de enorme sometimiento. La tarde cobraba sentido, de ser una más en la temporada se convertía en la que Esteve se abrazaba a la vida con enorme decisión y mando y ligazón. La tarde ya tenía argumento para no pasar desapercibida y ser una más.

La torería de Esteve, ese sí o sí, lo llevan a montarse encima de ese sexto. Imposible el natural lanzando la cornada de forma clara, le argumenta los derechazos cuando ya no quería. Y el espadazo de puro convencimiento y las dos orejas. Dos orejas tras ganar el asalto de Xàtiva y hacer de una tarde más, una tarde de toros con argumento.


Finito no pasó de la voluntad y buenas maneras, tratando de alargar los muletezos. Pero a sus fuenteymbros les faltó final Mientras que el Fandi ando fácil con el segundo. Buen toro (o mejor novillo) al que llevó siempre largo, pero sin profundidades. Cortó una oreja. Su show fue banderillas y algo de ese capote que maneja con tanto gusto.  Con el quinto, que ya salió rajado, tras cuatro pares de banderillas, tardó serie y media en pararse. Y aun así El Fandi cortó la otra orejica que le abría la puerta grande. Otra más. Y el personal la mar de feliz: los sietes pares de banderillas eran un magnífico botín para el público.


Y se fue El Fandi con un David Esteve de aires heróicos después de levantarse de semejante paliza por una puerta grande de Xàtiva en plena Fira. La tarde, gracias a que la casta encontró respuesta en el toreo y el valor, mereció la pena. Aunque David Esteve después de salir a hombros tuviera que visitar la enfermería tras la tremenda paliza.

La corrida de Fuente Ymbro sacó cierta clase, pero muy escaso fondo. Sobre todo, falta de casta y motor, poca entrega cuando llega el momento de demostrar bravura. No mejoró los petardos recientes Fuente Ymbro.


(La plaza de toros de Xàtiva registró algo mas de media entrada)