08 marzo 2014

#fallas14/ capacidad de ilusionar y emocionar para empezar

Empieza la Feria de Fallas con una novillada que nos hace recobrar la sonrisa. Sin exagerar, es uno de los carteles de mayor interés del ciclo entre la afición porque une dos cosas fundamentales la capacidad de ilusionar y de emocionar. Así da gusto.

Fernando Beltrán, Román y Jorge Expósito, los tres, en al menos una ocasión han logrado lo realmente importante: romper los pronósticos y eso, dibujarnos una sonrisa. Me lo llegó a decir un aficionado curtido ante una tarde con Román en el cartel: "es que este me quita 30 años de golpe". Y así los tres, con capacidad de movilizar, arrastrar a los mayores y despertar la curiosidad de los pequeños. Porque hay aficionadas que empezaron con Expósito, luego se hicieron de Román (o viceversa) y ahora también quieren ver a Fernando Beltrán. Algo tienen los tres. Cada uno con sus historia y un momento actual diferente, pero los tres con los gatos en la barriga porque saben los que generan. Enfrente tienen una novillada de Daniel Ruiz que ha dado en corrales ciertos problemas y puede venir parcheada con algún jandilla.


Ahora vale la pena recordar los momentos clave de los novilleros que se unen en este cartel.

Román: el principio fue con aquel novillo de El Parralejo (marzo, 2012). La frescura, la novedad, la sonrisa, las ganas de futuro. Aquella mano izquierda o esa mano derecha que ahora al recordad la faena ha ganado en mando y hondura. Otra vez: ese natural largo y enroscado. Y la estocada tirándose como un león. La emoción, el apoderamiento en el callejón. Y una novillada de El Parralejo de apropiada bravura. Ahí apareció Román de repente y ahí vuelve hoy con una proyección que miras y no se acaba.
Román y aquel novillo de El Parralejo Fallas 2012 from cornadasparatodos on Vimeo.


Fernando Beltrán: toreo de conmoción en Algemesí (septiembre, 2013). He vuelto a ver el vídeo y la piel se sigue poniendo de gallina. Sucedió en la pasada Setmana de Bous d'Algemesí. En el último novillo, algo así como un favor por los servicios prestados en labores de sobresaliente durante nueve tardes. Y de repente el estallido del arte de birlibirloque, el toreo hondo, ensimismado, descargada la figura sobre los riñones, las zapatillas y los pitones rozando las lentejuelas. Qué cosas. De repente, como si no hubiera habido suficiente, en el último cartucho de todos los días de toros y fiesta, el público de Algemesí se entregó a la locura. El toreo de efectos catárquicos. Y eso Beltrán lo puede hacer otra vez en cualquier momento.
Bous Algemesí 2013. Fernando Beltrán, faena de dos orejas y rabo from cornadasparatodos on Vimeo.


Jorge Expósito: el toreo y la fuerza de su pueblo tras la puñalada de Catalunya (septiembre, 2011). Se juntaron muchas cosas. Catalunya había ajusticiado 'democráticamente' a la cultura taurina y a todos sus aficionados. En La Monumental de Barcelona habían latido los últimos olés. Y con toda la angustia nos fuimos directos a Algemesí. Jorge Expósito se presentaba como novillero sin picadores antes los suyos. De nuevo Algemesí, el toreo y sus efectos catárquicos. Un muy tierno Expósito fue descubriéndose y acabó por enseñar todas sus armas de toreo clásico y cuajó a su primero de aquel día la faena de aquella Setmana de Bous de 2011. Y hoy los suyos, la gente de Algemesí volverán a València a ver a su torero.