04 junio 2014

diego urdiales al natural

Porque ayer, además de Miguel Ángel Perera cuajar por abajo al mejor adolfo de una corrida muy dormida, Diego Urdiales dejó un puñado de muletazos de los que estremecen y dejan marca...

Ojo cuando un tío demuestra esa apostura frente a la incertidumbre del toro que no rompe, y pese a todo el hombre quiere ponerlo todo. El pecho por delante, ni media mueca o exageración. Ojo... Urdiales tuvo que esperar al quinto. A ése le pegó cinco o seis de autentica locura. Metido el toreo en sí mismo, vertical, el trazo limpio y sobre todo lleno de sentimiento. 


Foto :: Juan Pelegrín - Las Ventas