06 junio 2014

#sanisidro14/ (los 'haters' se equivocaron) la bravura suprema de 'cartuchero' y daniel luque, por la puerta grande

Daniel Luque al natural con 'Cartuchero' | Fotos :: Juan Pelegrín - Las Ventas

Del cartel sin gracia saltó un cartucho cargado de bravura con el hierro del Puerto de San Lorenzo y se firmó un triunfo por parte de Daniel Luque de Puerta Grande. Emoción en carne viva por aquello de resultar un tanto inesperado todo y pillar a los 'haters' a contrapie en el día que se antojaba de relleno, con tal de alcanzar el colofón para una isidrada ya definitivamente en los estertores.

El 'hater' es el odiador por naturaleza en la jerga 'hipster'. El taurino, por lo común estirao, cañí y amargao, no puede evitar su ramalazo 'hater'; basta con meter un poco la nariz en el cotarro para comprobar que aquí se odian unos a otros y así nos va. Pero no vamos a meternos en vergüenzas. El caso es que en San Isidro siempre se cuela algún que otro cartel al que odiar. Y éste era uno: por los acartelados, los favores y los apoderados que mueven los hilos, y también por una ganadería tan de Madrid que se antojaba ahí para rellenar un mal rato. El 'hater' anestesiado o resentido en unos tendidos rozando el casi lleno. Porque el 'hater' que es aficionado también goza de estómago, y más todavía los habituales de Las Ventas. Pero está claro que los 'haters' se equivocaron de todas todas. Saltó la bravura y el triunfo. 'Cartuchero' se encaramó con su bravura a la cima de los toros de este San Isidro, la corrida de El Puerto fue de nota, pareja y preciosa, y Daniel Luque dio el paso al frente al reto de la casta y se fue por la Puerta Grande.

Los 'haters' no se lo creían. Y eso que el principio fue según peor se antojaba. Devuelto al corral el titular, el sobrero se trajinó en un silencio obvio. Pero saltó luego 'Langosto' y después 'Cartuchero' y el panorama cambiaba y destrozaba los planes. El Puerto de San Lorenzo de los Fraile soltaba dos de los toros a los que la memoria recurrirá para recordar este San Isidro 'Langosto' y 'Cartuchero'.

'Cartuchero' salió mostrando celo de salida en un capote con el que Luque se fue hasta los medios. La bravura a más. Crecido al castigo. Empujó de riñones y de verdad, de abajo hacia arriba, levantando las manos al caballo, sosteniéndolo en el aire. Del caballo salió con una velocidad de más y la bravura se conviertió en alegría. Recrecido el toro, de trapío equilibrado, hondura y estrecho de cara, sin exageraciones por delante, como toda la corrida.

La apuesta de Daniel Luque en los mismos medios. El toreo por abajo, el toro embistiendo de pura felicidad, transmitiéndola. Daniel Luque con los papeles en regla. Temple y mano baja, presto a esa repetidora embestida que se rebrincaba como para humillar más fuerte. El gesto de bravura desatada en el peto se repetía en la muleta. Trincherazos y cambios de mano. Y al natural, la profundidad. La reunión absoluta. Cuatro naturales auténticos. Qué toro. Con las luquesinas, la explosión una vez más. El odio se había convertido en pura felicidad, la que transmite la bravura. Los 'haters' reconocían su error mascullando hacia los adentros conforme la lidia de 'Cartuchero' les hacía saltar del asiento con una sonrisa en la boca. 'Cartuchero' se postulaba a toro de la feria. Ovación tremenda en el arrastre. Luque tras media y descabello era premiado con una oreja.

'Langosto', segundo de la tarde, puso más temple, una bravura más tímida, menos poderosa tras blandear en los primeros tercios, pero humillada, como empujó con fijeza al peto. Otra vez esa regla no escrita de que la casta según se expresa en el caballo lo hará en la muleta. Entonado El Cid. Firme y corriendo bien la mano. Ligado el toreo en redondo. Una tanda con tres naturales con la seña de El Cid. Luego se demoronó aquello, faltó el epílogo y sobre todo la estocada que no llegó de primeras. Por entonces los 'haters' todavía tenían excusas para sacar pecho, y aprovechaban la mínima: la bronca que le cayó al propio Manuel Jesús cuando para ir a pedir permiso al presidente dio un rodeo saliéndose casi a los medios por no tropezarse con el toro. No cortó nada de un buen toro, los 'haters' seguín teniendo razón. El caso es que todo seguido iba a salir 'Cartuchero' y los haters se iban a achantar.

Poco importó que Padilla no estuviese fluido. Gris según como apriorísticamente se pretendía escribir la tarde. Pocas opciones encontró del primero, mientras que con el cuarto no se encontró. O que El Cid perdiese el hilo más pronto o más tarde en sus faenas sin acabar de cerrar el argumento con un lote manejable sin desbordar, pero apagándose antes de que El Cid pusiera el cenit. Menos mal que estaba Daniel Luque a la altura de la buena corrida de El Puerto de San Lorenzo.

Daniel Luque había respondido con la muleta muy por abajo con el bravo, pero le quedaba cerrar el triunfo con el sexto. De menos vistosidad el toro, pero con capacidad para seguirla tirando de él, Luque tuvo clarividencia, temple, poso y ritmo. Sobre ambas manos. El inicio por alto y firme. Muy ligado sobre la diestra todo y en los medios. Los remates ayudados y arrebujados de Luque jalonaban una faena sacada casi de la chistera. Por la zurda, la colocación, el buscar el siguiente ganando la acción a un noble del Puerto pero que quería irse ya. El apretón con los cambios de mano marca de la casa. El pinchazo previo a una estocada letal no impidió que cayera la oreja y la Puerta Grande.

Como haters haberlos haylos, habrá seguro quien odie semejante triunfo. Pero esto es solo para los elegidos y la bravura es algo así como lo que derrochó el tal 'Cartuchero'. Alégrense pues.