15 mayo 2015

#sanisidro15/ los fantasmas

Tarde de apretón y ambiente. San Isidro en el día del santo. Intento de ovación al romper el paseo. ¿Para quién? ¿Para el retorno del triunfador Perera? ¿Para el equipo médico que salvo la víspera a Fortes?

Abellán que se va a porta gayola. Se le frena, aguanta, lo sujeta, brega y lo desarma. Un pavo el tal 'Facilón'. Castaño, fuerte, hondo y con dos perchas. El viento molesta Y molestará toda la tarde. Tiene franqueza el animal. En varas mejor en la primera que en la segunda. Emocionado brindis al doctor Máximo García Padrós.

A puñetazos embiste por el derecho. Hay que templar el viento y la embestida. En el tercio. Frente al cinco. Por la derecha no rompe. Protesta. Siempre muy encima. Sin irse de la cara, Abellán toma la zurda. Y se cruza y se cruza. Y de repente sale un natural enorme. Toreado hasta el final. Olé seco de las 24.000 almas que llenan Las Ventas. El animal entregado. Y vuelve a irse más allá del pitón contrario. Y otro natural. La emoción, los terrenos y un torero ofreciendo los pechos a tremenda arboladura. Abellán traga paquete y liga al natural. La plaza se le ha entregado. Toreo al natural, cargando la suerte. Haciéndolo muy despacio. Siete naturales muy de verdad y un espadazo. Preciosa y brava la muerte del Parladé. Oreja.

Perera se viene al sol a parar al segundo. Castaño, largo y hondo de lomo, puntas arriba. Mira raro y no se emplea ni busca las telas con codicia. Colada al llevarlo al caballo. Joselito Gutiérrez se asoma por dos veces al balcón y saluda ovación.

Faena larga de Perera. Embestida compleja. 'Triguero' tiene temple, la profundidad hay que buscarla. Las cosas del pitón derecho y además el viento. El muletazo no se acaba de rematar. La colocación hay que buscarla. Por el izquierdo se reboza más. Muy de uno en uno. Mejor hacia fuera que hacia adentro, el viaje sale largo. Más técnica que sentimiento en Perera. Al volver al derecho, consigue la ligazón. Suena el aviso antes de coger la espada. Estoca desprendida. Silencio.

Iván a porta gayola, a enfrentarse a los fantasmas. El toro le pasa por encima. Él escapa por abajo. Se levanta renqueante Fandiño. El toro arrea. Con pies. El viento convierte las telas en guiñapos más allá de la segunda de raya a la que te descuidas. En la lidia no hay gobierno. El caballo le quita humos. Tantos quita, que no rompe ni una vez y se atranca de atrás. Con el freno de mano puesto embiste y en la muleta de Fandiño, que tampoco da impresión de muy entonada, no se llega a deslizar ni una vez. Estocada casi entera en el sitio tras pinchazo.

Otra vez Abellán frente al túnel. Farol templadísimo. Verónicas a pies juntos y larga en los medios. Qué buenas cosas trae Fanfarrio de salida. De negro reluciente y sueltas carnes, badana y cuello. Domingo García 'Jabato' se luce echando la vara en el segundo encuentro.

'Fanfarrio', parladé boyante. De someter por abajo y romperse con él. Viento, dudas y un intento de vender la piel del oso antes de cazarlo. A Abellán se le escapa la liebre. Series cortas y no lo suficientemente mandonas. Cuando le levanta la mano más de la cuenta, el toro se impone. Por la izquierda no se reboza el torero ni impone los vuelos. Pinchazo y estocada. Ovación para el toro y ligera división para Abellán. Se le fue un toro de triunfo.

Muy levantado es Histrión. Perera lo para en sombra. Acaballado. Fero estilo en el peto. La cara a la rodilla del piquero. Inoportuno intento de quite de Fandiño. Por viento y condición del animal. No había lugar.

Tiene su tranco, pero ninguna entrega. Perera acumula muletazos. Casi todos citando más con el palillo que con los flecos. Incordia sobre ambas manos. Desarme al intentar el natural. Muy espeso y vulgar todo. Estocada caída y aviso.

Como los fantasmas perduran y, además, se han apoderado de la tarde y de los tres espadas, atenazando telas y corazones, Fandiño, en su particular guerra contra los suyos propios, decide irse otra vez a chiqueros a buscarlos. La larga no acaba de salir, hay que echar cuerpo a tierra y los capotazos que siguen no aportan. Dos puñales por delante, cornipaso incluso. Falta celo y expresión. Por la mano izquierda lo hace una vez bien en banderillas. Galope templado. Iván brinda al ganadero Samuel Flores.

Inicio explosivo. Cambiados por la espada en el tercio. Tiene emoción el toro. Desde la distancia, se emplea con tranco bueno Jirivilla. Fandiño se reúne con él en dos series intensas que pasan la frontera de los cuatro muletazos. Liga en un palmo y mira cara a cara a los fantasmas. La cara suelta del toro. El gobierno y ligazón de aquello tiene mérito. Por la izquierda se espesa la embestida. El fondo del toro asoma. Estallido final por bernardinas que ponen a todos de acuerdo. Voltereta feísima al entrar a matar girando sobre aquellos pitones. Pincha y Fandiño queda inmóvil en el suelo. Espadazo y descabello. Suenan dos avisos. La petición no suma. Ovación y ovación de despedida. Sonrisa al marchar. ¿La cura del día de ramos? A saber.

El caso es que los fantasmas al final bailaban un chotis justo delante de la puerta grande en honor al santo patrón, que para algo era el día de San Isidro. No sé si celebraban las muchas embestidas de los parladés que se habían arrastrado sin triunfo, gobierno, sentimiento o qué.