30 septiembre 2015

el agricultor vicent martí y la fractura ¿invisible?


Algunos con padre agricultor ya lo sabíamos. Ese abismo entre la huerta y la ciudad se nos antoja cada vez más brutal. El agricultor, de siempre, ha desconfiado de aquel que va con traje chaqueta y a veces, también, con esas manos que, como si no hubiesen trabajado en la vida, parece que siempre acaben de salir de la manicura. La agricultura es antisistema y está indignada desde hace mucho tiempo y Vicent Martí vino a corroborarlo. Pero lo hizo con las formas y en el espacio del circo político. La agricultura de siempre ha preferido el silencio, ignorar aquello que no le convenía... "i anar per les travesses".

Tal vez Mónica Oltra sí sabía lo que quería. Un discurso puro al que desde su cargo y 'credibilidad' ya no puede llegar. Tal vez se pasó de frenada. Seguramente los dos mundos que todos contemplaron ayer, el de los desayunos político-empresariales con postureo y el de l'Horta estén todavía más lejos. Superioridades morales enfrentadas. Y lo están, aunque Vicent Martí le ponga a su oficio de agricultor el apellido de ecológico. Eso en el fondo no es más que marketing para caer simpático en la city. Seguramente por ahí se conocieron uno y otra hace ya un tiempo.

Pero ni por esas: creu i ratlla. La fractura invisible, ¿es ya visible? Pues no, lo que queda es si pactaran con Podemos o no para las generales.