09 abril 2016

entrevista a gregorio tébar 'el inclusero' y al economista vicente royuela en el programa de radio cultura de bou


 
Cultura de Bou, presentado por Andrés Verdeguer, un programa de radio que es información, pasión y activismo por la Tauromaquia. Esta semana reivindicamos la dimensión cultural de la Tauromaquia y homenajeamos a Manolo Tena tras su muerte, recordamos su primer álbum con Cucharada o cómo alcanzó la gloria del rock en Las Ventas y su reconocimiento a la verdad del toreo. Entrevistamos, largo y tendido, a un viejo rockero del toreo como Gregorio Tébar 'El Inclusero'. Torero diferente y muy apegado a la realidad social, un torero que nunca se ha tapado con ideológicamente. Además, en clave de tertuilia charlamos con el economista y profesor de la Universitat de Barcelona Vicente Royuela.

 (editorial)

La cultura es lo que nos abre al mundo, lo que nos identifica y lo que, en una sociedad libre, democrática y plural, nos hace de respetar. Estamos convencidos de lo que somos y de nuestra misión: Vivir, soñar, difundir y compartir la cultura taurina, la cultura de bou. Pero para eso es necesario, también, salir del círculo, de ese círculo vicioso y endogámico en el que se ha acostumbrado a vivir el sector taurino. Digo sector, de sectáreo. Llamarlo industria parece cada vez más osado. Más osado porque demostrado está que es incapaz de comportarse como tal. Como industria cultural digo. Al menos hasta ahora. Con la Fundación Toro de Lidia hay una buena oportunidad. Pero por el momento la Fundación ha decido hacer de policia y convertirse en denunciador habitual y no romper el círculo.

Así, transcurre ya la Feria de Sevilla. Cada tarde su rumor se cuela con extrema facilidad entre las tendencias tuiteras, han pasado ya 40.000 personas con una mayoría de carteles de relleno antes de encerder los farolillos, pero nada: La tele, los grandes medios no han dado nada en sus informativos. El Plus, propietaria de las imágenes no cede un miserable medio minuto, la Fundación no ha pensado que eso era prioridad y la empresa, pues tampoco. Sí, generamos un porrón de millones y sin apenas subvenciones (los antitaurinos mienten como vellacos), y pese a una evidente persecución administrativa y política, somos la monda… Pero no lo sabemos contar ni hay inversión para ello.

El caso es que el pasado lunes falleció Manolo Tena. Una figura clave de la música popular en España de los últimos 40 años. De la transición a la modernidad hasta hoy. Denostado, aparcado y no lo suficientemente reconocido. Su adiós prematuro nos ha obligado a revisitar la obra de Manolo Tena. Su primera banda, su primer proyecto se enmarca en el inicio transición. Cuando la movida no había empezado ni a moverse… Ese banda se llamó ‘Cucharada’ y fue de los primero coletazos de lo que fue puro rock urbano. El único disco que alcanzaron a publicar Cucharada se título, ni más ni menos, que ‘El limpiabotas que quería ser torero’

El único disco de Cucharada, primera banda de un tipo fundamental en la historia de la música popular en España como es y fue Manolo Tena.

¿Y por qué todo esto? Pues por eso que reclamaba al principio. Si queremos reivindicar lo que somos, Cultura, primero habrá que parecerlo. Salir del círculo y que el toro pise los terrenos comunes a todos, donde se siente y se padece. Donde el resto de las culturas palpitan. Como aquel limpiabotas que quería ser torero, Rock de lucha y protesta… el disco con el que se inició Manolo Tena en la música y que un día tocó la gloria en Las Ventas, ese foro que desde el lado de la cultura del rock reconoce en toda su inmensidad. Habla Manolo Tena de toros desde el burladero del tendido 7 en el ruedo de Las Ventas.


Desde los toros, encumbrando la cultura taurina, Tena da un par de reveses a la vergonzosa situación política de este país. Así, sin complejos ni cursilerías, como hacía rock en castellano, que ya cuando era medio punk sabía que un limpiabotas soñaba con ser torero. Y la cultura, cualquier cultura, era inspiración. Lo que le falta al sector sectáreo del toreo, encerrado en su círculo…