23 mayo 2016

la vida (o el toreo) según paco ureña





Lo de Paco Ureña es otra liga. Si lo acartelan una día con el de La Puebla y lo ven un carro de morantistas de esos, los del postureo, a saber qué coño puede pasar. Hoy en Madrid, con una cornada fresca y por operar de hace siete días (¡de un Victorino en Vic Fezensac!), se ha jugado la vida y se lleva un puntacito en el escroto, ha toreado con una verdad absoluta, lo ha bordado a la verónica, varias medias de cartel y ha dado los tres mejores naturales de todo San Isidro, así, con la sugestión de los vuelos, acariciando por abajo una desclasada embestida. Precioso. De repente Paco Ureña es necesario para el resto de la temporada y en todas las ferias. Igual lo hace con los grises que con los del monoencaste. Nunca lo vi ponerse de mentira. 

Por cierto, lo mejor es que los que hayan comprado el abono de Alicante, al día siguiente de lo de José Tomás pueden ver a Paco Ureña con una de Adolfo Martín. Otra liga, vaya que sí.