12 marzo 2017

toros #fallas2017/ el privilegio de curro díaz y un palizón para padilla en el regreso de escribano



Está el personal loco por ver torear en València. En tres días que llevamos de Feria de Fallas, hay que ver lo rápido que se ha captado cualquier detalle por mínimo o aislado que fuese. Pasó en la becerrada cuando Miguelito o Passalacqua. O ese capote de Álvaro Lorenzo cuando meció con los vuelos y rompió las embestidas más allá. Y ha pasado hoy cuando Curro Díaz hizo así, y se puso a torear. Dos inicios y una faena preñada de sabor. Premio para el torero y felicidad para los que tuvimos la suerte de contemplarlo. Ese es el privilegio de Curro Díaz.

Está el personal loco por ver torear y también por emocionarse. Loco por vivir el toreo en toda su dimensión e intensidad. Iba la tarde entre amable, desarrapada por la mala presencia de los fuenteymbros y plúmbea porque allí no hervía nada, cuando el cuarto cogió a Juan José Padilla de muy mala manera. Valentón y comunicativo, desarrollando su particular show, Padilla pasaba al cuarto de muleta sin exceso de mando cuando un derrote seco lo caló por el muslo y lo recogió de espaldas solantado varias cornadas criminales más. El jerezano era un pelele entre las astas. En nuestras notas aparecía la palabra 'manejable'. Ya ves. Y de repente: una cornada en el muslo, puntazo en la axila y un fuerte varetazo en la espalda. Tres recuerdos de un toro que había dicho poco con el que Padilla alcanzó el máximo nivel en un quite por faroles rematado con barroca media en los medios. Tras pinchazo y estocada, con una Padilla desmadejado la emoción épica se adueñó de la plaza y se premió con un trofeo al Pirata.

Todo forma parte del toreo. Detalle de València recibiendo con una ovación a Manuel Escribano en su reaparición nueve meses después de la gravísima cornada que recibió de un toro de Adolfo Martín en Alicante. Escribano era protagonista de inicio, pero su lote de fuenteymbros se quedó muy a medias. 'Hostelero' hizo tercero. Un toro. Leves palmas lo recibieron como mascullando: "mira así poco más o menos debe ser un toro en València". Por fuera. Por dentro, poco volundad. Escribano compartió tercio de banderillas bien resuelto con Padilla: el cartel de banderilleros quiere volver, en Sevilla y en Madrid se ha anunciado. El violín del jerezano y el ajustado quiebro del de Gerena destacaron.

El equipo médico de la Plaza de toros de Alicante recibió el brindis de Manuel Escribano en el toro de la reaparición tras aquel cornadón. Para Escribano la tarde estuvo llena de retos y pruebas para sí mismo. Era todo un volver a empezar. Con 'Hostelero' se reencontró con su temple y no escatimó espacios. Transmitía poco la embestida. Sin tirones y dejándola muy en la cara, tragando en cortos espacios. No dio para saborear más. Al sexto, un castaño de hechuras acaballadas se fue a recibirlo a porta gayola. Otra prueba más. Como ese tercer par en el que muy en corto se dejó venir al toro con su tranco acaballado y que cuadró en la cara. O la apuesta por la emoción cuando prefirió lucir el galope mansurrón con un inicio cambiado por la espada. Vistoso, cuando del toreo fundamental se trató el fuenteymbro prostestó y cantó la gallina.

El burraquito que abrió plaza llegaba con la edad recién cumplida. La poca seriedad de las puntitas por delante y la flojeza de remos para más inri. Simulado el tercio de varas, su nobleza dejó estár. El comienzo de Padilla pausado y sin tirones por abajo fue lo mejor. Lo demás fue un trasteo largo, espeso y sin misterio rematado de buena estocada que por poco le vale una oreja.

Curro Díaz es un privilegiado. Hasta con el avacado 'Sabueso' puso gramos de distinguida torería. Y mira que era feo el bicho. Parecía un toro capón. Brindó a Padilla y Escribano: tres tipos que en el toro han sufrido lo suyo. El inicio tuvo fogonazos. Y con la embestida sin celo alguno descolgó los hombros y robó muletazos por dentro aprovechando las huídas del impresentable fuenteymbro que en muchos pueblos no lo tragan ni para la calles.

Por fin en quinto lugar salió Levítico. Las hechuras no fallaron. Suelto de carnes, bajo y badanudo, ya descolgado en su galope al abandonar los chiqueros. Toro redondo. Un tacazo que dicen. Empujó con fijeza en una vara, en la segunda se quedó a medias. Y a medias se quedaría. El inicio de Curro Díaz, de enamorar: temple y cadencia. Lo esperó con la diestra a la altura de la cadera y cimbreó la cintura, sin toque. Una trinchera, y otro igual. Tremenda la composición, el temple y el valor para esperar así la embestida. Ligadísima la primera serie en redondo. Hocico por delante: ay las hechuras qué importantes son. Un de pecho a cámara lenta. El fuelle del toro que no llega. Faena breve, de intensa expresión. Media honda que basta y un orejón que sabe a gloria y felicidad.


FICHA DEL FESTEJO

11 de marzo de 2017, Plaza de toros de València. Tercera de la Feria de Fallas. Toros de Fuente Ymbro mal presentados y descastados. Solo destacó la presencia del tercero, la nobleza del primero y las buenas hechuras y clase del quinto. Juan José Padilla (estocada y aviso: vuelta al ruedo; estocada: oreja y pasa a la enfermería herido), Curro Díaz (Dos pinchazo y estocada baja: ovación; pinchazo hondo que basta: oreja) y Manuel Escribano (pinchazo, aviso, y estocada trasera y desprendida: ovación; estocada desprendida, aviso: palmas). Media plaza (unas 5.500 personas). 

Parte médico de Juan José Padilla tras ser corneado en el segundo de su lote en el festejo del 12 de marzo en Valencia ante toros de Fuente Ymbro:
“Durante la lidia del 4º toro ha ingresado en esta enfermería Juan José Padilla Bernal, el cual presenta cornada en cara anterior externa del muslo derecho con dos trayectorias. Una transversa de unos 15 cm que perfora y sale por cara externa del muslo y otra ascendente de unos 20 cm que discurre entre músculos sartorio y recto anterior, lesionando fibras longitudinales del sartorio dejando íntegra la fascia lata . 
Otra cornada en tórax izquierdo que diseca el pectoral mayor sin lesionarlo de unos 15 cm de longitud que llegó hasta región axilar. 
Auscultación pulmonar: normal
Pronóstico: grave
Se traslada al herido al Hospital Casa de la Salud de Valencia”
Firmado: Dr. Cristóbal Zaragoza