19 agosto 2013

#astenagusia13/ la quinta pone el listón de las corridas generales

La primera de a pie de las Corridas Generales de la Aste Nagusia 2013 empezó con una interesante, variada y encastada corrida de La Quinta, con tres toros de enormes posibilidades y tres espadas en sazón y con capacidad de hacer el toreo.

Los dos toros de la tarde hicieron segundo y sexto, y la mayor sorpresa la dio un reposado y muy seguro Manuel Escribano, quien le cortó una oreja al cuarto por temple, disposición y mano baja.

Bolívar y Pinar también reivindicaron su sitio y la Aste Nagusia vio como los santacolomas de La Quinta ponían el listón a la feria que acaba de empezar.


Así lo cuenta Barquerito:

Los mejores toros de La Quinta se jugaron de pares. Estaban abiertos en lotes distintos y, dentro del patrón propio de una ganadería tan fijada y tan fiable, bastante distintos fueron. Distintas las hechuras. Armado por delante, muy astifino, el cuarto, negro bragado, fue el más ofensivo de la corrida y el de más carbón con diferencia. El segundo, cárdeno oscuro, posiblemente más en la línea Ibarra que cualquiera de los otros cinco, fue también el de mejor nota en el caballo, el de más pies o más veloz son en la muleta y el de más encastado final, pues se arrancó hasta tres veces de tablas a rayas, y la tercera de ellas, con la espada dentro; el sexto, cárdeno «salpicado» según el programa de mano, o berrendo y aparejado, salió tan astifino como el que más, aunque no tan armado como el cuarto, y descolgó con calidad, pero no empujó de la misma manera.
(...)
enseñó los dientes Manuel Escribano, que al cabo de casi diez años de alternativa, debutaba en Bilbao. Enseñar los dientes: una abierta sonrisa estudiada estuvo subrayando por sistema cada una de sus salidas de suerte o de la cara del toro; y, luego, los colmillos de la ambición porque el torero vino a Bilbao a proclamarse: gran facilidad, temple del bueno con la mano derecha, sentido y tino para torear de capa con variedad y sin encogerse, fuerza para llenar plaza, resolución con las banderillas, gran corazón al atacar con la espada. Para proclamarse y reclamar un sitio dentro del tan manido y desgastado escalafón de toreros de las ferias. 

Y así Zabala de la Serna:

Manuel Escribano, Luis Bolívar y Rubén Pinar cortaron una oreja cada uno en la primera a pie de las Corridas Generales de Bilbao. Y las pasearon de una interesante y seria corrida de La Quinta, que tuvo en el segundo de la tarde y en el sexto sus mejores exponentes. Magnífica corrida a espadas de la terna.