14 enero 2015

el nuevo día d del toreo sí que mola

Por fin una ilusión parece amanecer entre el taurinismo dispuesta a construir futuro. Será verdad que el personal estaba tieso, no miraba más allá del fin de la feria o tiraba con lo que podía: las solución de las utes, un adinerado de paso por el toro o aquel que hacía el gran negocio, vendía un fincón y tenía cash de sobra para un rato. Pan para hoy, que mañana ya veremos quién se salva. Así era y es.


Pero ahora llegan los mexicanos. Una ilusión con ganas de invertir, construir, restaurar, ganas de pensar, establecer sinergias y ofrecer posibilidades a las mejores ideas. La presentación de mañana en alguno de esos argumentos deberá sustentarse. Ahora dos cosas: se trata de estar bien colocados, sin molestar, para sumar y de no convertir una ilusión en otra una nueva guerra de guerrillas. Que somos expertos en eso. Hasta los mandones del ruedo parecen dispuestos a ser generosos y no escatimar en una temporada que se armará sin apenas novedades pero que una vez más se antoja crucial. Tan crucial como para no dejar pasar ninguna oportunidad y demostrar todas nuestras fortaleza. Otra cosa: esperemos que nadie venga con la metalidad de arrasar con lo poco que hay. Si se siembra futuro, el taurino es el primero que debe cambiar el chip. Que a nadie se le ocurra ir con intenciones de pegar el braguetazo.

Mañana puede ser un nuevo día D para el toreo. Uno más de los muchos que llevamos vividos inútilmente de forma reciente. La reunión convocada por la Unión de Criadores de Toros de Lidia fue el último. Pasaron los Pentauro, los días en el Congreso, el BIC y que se yo. Pero el día D de mañana jueves 15 de enero del año 15 mola más. Al menos hay una cartera llena dispuesta a invertir. Hasta ahora las carteras venían escurridas y entre unos cuantos querían repartirse migajas sin más voluntad. Bienvenido mister Bailleres. Solo una cosas más: abra una web o una dirección de mail.

Esta ilusión nos ha sacudido un poco el aburrimiento que había. Y es que si miras Valencia, te topas con la apatía funcionarial y política de la Diputación, y si no hay un esfuerzo considerable parece que los carteles no tendrán excesiva musicalidad. Como en Castellón, vaya. Por Sevilla todavía reina la desconfianza, la cosa va poco a poco, pero el romance será con casi todos. Mientras, la batalla de Madrid no hay quien se la quiera perder. Pero antes, el nuevo día D del toreo. Mañana mismo, mira que atentos están todos.