02 febrero 2015

#jesuisaficionado: el terrorismo antitaurino a la catalana

La Unión de Taurinos y Aficionados de Catalunya (UTYAC) quiere expresar su más absoluto rechazo a los hechos acaecidos durante el transcurso del III Congreso Taurino de Catalunya el pasado fin de semana, en el Centro Cultural La Bòbila de L'Hospitalet de Llobregat (Barcelona). La afición catalana fue víctima de la intolerancia antitaurina, que provocó momentos de auténtico caos y temor.

El viernes, una vez apareció el diestro Francisco Rivera Ordóñez, crearon una situación de máxima tensión que pudo tener graves consecuencias. Los antitaurinos, camuflados entre el público, profirieron consignas antitaurinas, intimidando, insultando y amenazando a los presentes. Incluso, intentaron llegar al escenario, donde se encontraba el torero. Algunos se resistieron a abandonar el auditorio, mientras que otros salieron de estampida, arrollando a su paso a algunos asistentes. Ante la falta de miembros de las fuerzas de seguridad, tuvieron que ser los propios aficionados los que intentaron desalojar a los asaltantes. Volvieron a manifestarse el sábado en la calle, a escasos metros del lugar donde había convocada una clase de toreo de salón. Y en el cierre, el domingo, se les permitió concentrarse en la misma escalera de acceso al recinto, provocando a los aficionados que libremente acudían a un acto cultural. Además, estuvieron presentes hasta que se terminó el acto, continuando con sus insultos a todos los que abandonaban el III Congreso. Incluso algunos asistentes salieron escoltados por la policía local y los Mossos d'Esquadra durante más de 50 metros ante la violencia de los insultos y sus gestos de odio.







Por eso, la UTYAC, como entidad organizadora del evento, condena la vejación, miedo e impotencia a la que se vieron sometidos todos los aficionados que acudieron en estos tres días a disfrutar y compartir su afición. Mujeres, hombres y niños soportaron, con la permisividad de las distintas fuerzas de seguridad, el doble rasero que supone esa falsa libertad de expresión. A la vez, lamentamos que el propio sector no tome las medidas legales oportunas para evitar que esto ocurra cada vez con más frecuencia, en diferentes puntos del país, ya sean en actos culturales como ha ocurrido aquí o en las mismas plazas de toros, como ocurría en la Monumental y ahora en muchas plazas de toros. Lamentamos que el plan de protección de la Tauromaquia desarrollado en Francia no tenga ningún interés en implantarse en España, a pesar de estar declarada Patrimonio Cultural Inmaterial.

Desde Catalunya, privada de libertad taurina desde hace tres años, pretendemos parar esta barbarie y acoso que sufrimos los aficionados a los toros. Para ello, se están estudiando interponer las oportunas medidas legales.

Paco Píriz. Presidente de la Unión de Taurinos y Aficionados de Catalunya.