22 abril 2015

feria de abril 2015/ para grandeza del toreo, el fino se sintió en sevilla

Que un torero como El Fino sienta Sevilla así engrandece la tauromaquia. Y lo hizo desde las medias del saludo. Un punto acelerado, pero ya en la primera tanda la plaza entera estaba metida en la faena. Muy por abajo, la embestida alargada con todo. El olé que sólo arranca el toreo y la distinguida torería. Y ese remate a la cadera, que era una trincherilla pero que casi se antojaba una media verónica. Faena madura y torera. Otra serie, más sentida también en redondo, y otro escultórico remate, la trinchera, el cambio de mano y la muleta recogida a la cadera como si de una media se tratara. Y luego el vuelo de la muleta al natural. Perfecto, ese temblor que levanta los vuelos y embebe y lo dibuja infinito, arriñonado y roto. La cara de felicidad de Juan Serrano cuando se iba a por la espada. Ovación al bendito milagro del toreo. Enfrente, uno altón de El Pilar que respondió encastado a las telas y las buscó por abajo.

Una media de Manzanares al colorado segundo, también tallando una XXL. El público lanzado. Caballo por lo pechos y tumbo. Bien el toro en el peto. Tiene temple, lo templa más Luque en el quite. Despacio, tres lances y la media. Por abajo lo hace el animal. Y Sevilla sonando a Sevilla. Además Curro Javier se asoma al balcón. Todos baten palmas en pie. Qué cosas. Se lo saca andando Manzanares. Un trincherazo. Una tanda en noria y un de pecho hasta allá. Otra con más remate y un de pecho enrosacado. El toro es enorme la punta del pitón derecho alcanza la barbilla de Manzanares en posición natural. Complejo el toro. Descuelga muy encima, hay que traerlo muy fijado. Al citarlo en distancia viene muy andando. Luego la toma y descuelga y repite, y otras protesta. Manzanares no encuentra continuidad y duda serie tras serie sin encontrar solución. Silencio de Manzanares con Alambrisco. Y pasa a la enfermería con mareos.

El tercero ya no fue tan alto. Igual, con predominio de pelo rojizo. Facilidad por abajo tambien. Pero faltó celo a un conjunto de tanta nobleza. Obliga a Luque a empujar. Nada estalla de verdad hasta las forzadas luquecinas. Estocada tras pinchazo.

Brusco, bruto y facilidad para perder las manos y las patas el cuarto. No se conjuga nada y Finito corta con una estocada corta fulminante.

Se corrió turno. El sexto fue quito. Negro y con crotal. Toro largo, alto... Enorme. Barbea. En los medios le enjareta un circular a la verónica Luque. Lanza derrotes. Manso en busca de la huída.

Mala cara trae Manzanares tras lo mareos. Saludo hacia adelante de Josemari por verónicas. Correctísima brega de Curro Javier. No fluye nada más. Pinchazo y estocada letal. Se acabó.