13 marzo 2016

#fallas2016/ la cultura taurina se reivindica en un 13 de marzo para la historia

La manifestación taurina de Valencia supera todas la expectativas y ha conseguido desbordar el propio recorrido. Alrededor de 30.000 personas han llenado las calles del centro de València en una convocatoria histórica por la tauromaquia y su cultura. Cuando la cabecera alcanzaba la calle Xàtiva, la cola de la manifestación todavía pernanecía inmóvil en la plaza de San Agustín. Todo un detalle.




Al frente de la manifestación la figuras del toreo Enrique Ponce, Julián López 'El Juli', Césae Rincón, Morante de la Puebla, Manzanares, El Soro o Sebastian Castella, los ganaderos Miura, Victorino Martín, Machancoses, Germán Vidal o Carlos Núñez. Tampoco han faltado empresarios del sector y las diversas asociaciones en las que se aglutinan los diversos colectivos profesionales.

Pero el grueso de la convocatoria impulsada por la Unión Taurina de la Comunitat Valenciana ha tenido la representación del aficionado de base. Infinidad de peñas y asociaciones de la Comunitat Valenciana, el resto de España, Francia, Portugal, México, Colombia o Gran Bretaña.

Alfafar, Xirivella, Tolodella, Beas de Segura, Lorca, Emperador, Foios, Pedreguer, Tarragona, Museros, Terres de l'Ebre, Massmagrell, Madrid, Zaragoza, Puçol, Murcia, Pamplona, Borbotó, Anna, Barcelona y muchos más...

Bajo el lema 'El toro: cultura, raíces y libertad de un pueblo' la manifestación arrancó a las 15 horas en la plaza de San Agustín. Transcurrió por la calle San Vicente, Plaza del Ayuntamiento --con el balcón cerrado--  y por Marqués de Sotelo  bajada hasta la plaza de toros. Enrique Ponce leyó el manifiesto y media hora después todavía llegaban las últimas pancartas de la manifestación.

Por la mañana, con lleno en los tendidos en el concurso de recortes, Rafaelillo, Manuel Escribano y Paco Ureña, los toreros anunciados por la tarde, también leyeron el manifiesto.

Mañana el programa especial de Falles i Bous de Cultura de Bou contará con los grandes protagonistas de esta cita histórica por la enraizada cultura taurina.





A continuación, el manifiesto:

"Enhorabuena a todos. Gracias.

Somos fuertes. Y muchos. Y responsables. Lo hemos demostrado hoy aquí. Lo estamos demostrando. Y por todo ello somos felices y estamos orgullosos de ser aficionados a los toros. Que se entere quien debe enterarse, ¡que se entere el mundo!

Somos españoles con derechos, españoles de estos tiempos, españoles de todas las sensibilidades y orígenes, también tenemos que resaltar, gracias, que nos acompañan muchos compañeros de países europeos y americanos donde la Tauromaquia tiene reconocimiento y tratamiento de arte, aprendamos de ellos.

Somos, insisto, españoles con derecho a nuestra identidad, a nuestra cultura, al buen nombre de nuestros padres a los que les gustó la Tauromaquia en todas sus expresiones, en la calle y en la plaza, e hicieron del toro el símbolo de sus pasiones y las plazas lugar de encuentro y descanso tras las duras añadas de trabajo que levantaron a este país. Somos españoles a los que nos horrorizan las guerras, y la explotación infantil y las desigualdades, hombres y mujeres que lloramos frente a las fosas comunes en las que se han convertido los mares, a los que nos duelen las apreturas de nuestro país, cuestiones todas ellas que precisan urgente y prioritaria atención de las administraciones. Hagan el favor pues de no utilizarnos como materia de distracción. Por todo eso y por más, no podemos consentir, que ahora por intereses espurios y  economicistas, venga nadie a decir que sus pasiones (las de nuestros padres y abuelos) eran perversas o crueles.
Ni lo eran ellos ni sus costumbres ni lo somos nosotros. Como tampoco lo fueron, no lo son, tantos y tantos intelectuales y artistas de reconocimiento universal que se vieron ganados por la belleza y los valores del toreo.

Reivindicamos la Tauromaquia como portadora de valores sociales y humanos, como soporte básico y principal de la biodiversidad en nuestro país, 500.000 hectáreas de dehesa se mantienen gracias a la cría del toro bravo, dónde estarían si no esos paraísos, en qué incendio hubiesen desaparecido, quién las mantendría… Reivindicamos la Tauromaquia también por su animalismo, que incluye especialmente la defensa del toro y todas las especies que se refugian en su ambiente. Reivindicamos la Tauromaquia como herramienta económica dinamizadora de tantas y tantas ciudades, por su capacidad de crear puestos de trabajo, por los efectos en la fijación de la población rural, por sus aportaciones a las arcas del estado y fundamentalmente porque son raíces de nuestra cultura a las que tenemos derecho a no renunciar.

No pretendemos repudiar a nadie, ni avergonzar a quienes combaten el toreo como pretenden hacer con nosotros, somos gente de paz y concordia, a quienes no les guste que no vengan a la plaza, a quien no le guste el toreo bastante pena tiene con ello, pero sí exigimos, como es propio en un estado de derecho, la libertad de elegir, de pensar, un tratamiento de igualdad respecto a otras actividades y artes, tanto en lo que se refiere a aportaciones fiscales como a la promoción. No más, pero tampoco menos. Y por descontado no aceptamos la injuria y el insulto.
Hoy tenemos que agradecer la magnífica labor de las autoridades en la protección de este acto, hoy sí, otros días nos sentimos abandonados y no queremos que se repita.

Por todo eso nos hemos reunido aquí. Hemos reclamado lo nuestro con argumentos, en una exhibición de cordura, con el peso de nuestras sentimientos, con la contundencia de nuestras cifras. Y una recomendación, no nos nieguen sin conocernos. Gracias. ¡Viva el toreo!. Por nuestra cultura, por nuestras raíces y por nuestra libertad."