29 septiembre 2016

triunfo de diego carretero y gran novillada de alcurrucén (crónica de la sexta de #bousalgemesí16)

La Setmana de Bous de Algemesí marcó su cénit --hasta el momento, porque todavía quedan tres tardes más-- con una gran novillada de Alcurrucén y un novillero, Diego Carrertero, que supo conectar rápido con los tendidos haciéndolo muy de verdad. Y claro, se entregó el pueblo al toreo y a la casta brava; a la emoción y a la transmisión; a ese misterio ancestral que hombres y mujeres admiran y celebran desde tiempos inmemoriales en esta fiesta pagana que llamamos Tauromaquia.


En Algemesí las novilladas son de cuatro toros y hoy ocurrió que nos quedamos con hambre de más. De seguir viendo a los Núñez de Alcurrucén planear con ese ritmo tan suyo tras las telas de un Carretero dispuesto y enfibrado que dicen ahora, en posición de ataque, en posición de torear enganchando mucho a los animales y trantado de bajarles la mano hasta el infinito.

Hubo dos de Alcurrucén que merecieron la vuelta al ruedo. Primero y segundo. El primero por bravo y el segundo por rítmico y enclasado, siempre a más. El colorado 'Campanillero' hizo primero. La clase de principio a fin. Ni un renuncio en los cites ni en las dos varas que recibió. Celo de salida para contradecir el tópico del encaste. Un zapato, la hechura perfecta: cuesta abajo y mucho cuello. Alejandro Marcos le sumó cantidad de muletazos, tan bien compuestos como inexpresivos. Qué novillo se le fue. Con la boca cerrada cuando lo cuadraron para matar. Un aviso, silencio y gran ovación al toro.

El segundo fue 'Afanado', también coloradito o melocotón: un núñez muy núñez. Lomo recto, largo, fino, hondo y acapachado. Qué ritmo al tomar los primeros capotes. No le sobran las fuerzas y en el caballo lo miden en una única vara. Diego Carretero da el paso adelante y se saca un quite que abrocha con una media de rodillas que sale muy despacio. 'Afanado' va a más. Pide distancia. Se desliza sobre ambas manos. Carretero lo engancha muy delante y lo lleva muy profundo. En los mismos medios: faena de impacto. Trasciende el toreo y la bravura, también la forma de trotar, de venirse al cite. Cada vez más metido en la muleta el toro y más largo el viaje. Redonda sale una serie por la derecha. Y hasta las manoletinas del epílogo tiene sabor por ajuste y firmeza. Del espadazo sale prendido Diego Carretero sin consecuencias. Mucha entrega. Dos orejas de ley y gran ovación a un novillo que debió ser premiado con la vuelta al ruedo.

La segunda parte de la novillada sacó más casta y menos clase. Más teclas. 'Lancero' se llamó el tercero. Expresión y seriedad de toro. Al caballo lo cogió por los pechos... y al suelo. En una segunda vara fuerte, la fijeza en el animal. Planea encastado por abajo en los capotes y exige su sitio y su mando... A disgusto Marcos en una faena que corta de repente. Dos avisos tras fallar repetidamente con las espadas.

Diego Carretero fue a por todas con 'Amoroso', otro novillo serio. Bizco, pero tocadito arriba de pitones. El saludo capotero resulta tan extenso como variado: verónicas, chicuelinas, cordobinas y una larga. Y el público otra vez mentido en harina. La cuadrilla del manchego se desmonteró tras el tercio de banderillas. En el último tercio, la casta exigente de nuevo. Pide distancia el novillo y Carretero se la da. Cuando se queda encima, el alcurrucén es como si se multiplicase. El pitón izquierdo tiene una profundidad tremenda y por ahí Carretero cuaja los mejores muletazos al natural. Los descabellos lo dejan sin trofeo tras aviso. Pero Diego Carretero ya se ha puesto por delante y se postula a triunfador de la Setmana de Bous de Algemesí. Se fue por la puerta grande el torero y el mayoral de Alcurrucén recibió una gran ovación.