03 octubre 2015

#culturadebouradio con jesús chover, varea, alcaldesa y comissió de algemesí (y un editorial cabreado)

(editorial)
Hoy el editorial nos ha salido cabreados. Y que nadie  se moleste, porque estar cabreados está de actualidad. El otro día el agricultor de Alboraia que presentó a Mónica Oltra ante empresarios, políticos y demás periodistas 2.0, lo dejó bien clarito. Si alguien se molesta porque alguien muestre su cabreo con un discurso crudo y directo es que no es de este tiempo (y en la molestia debe llevar el pecado).


Y sí, estamos cabreados con taurinos y antitaurinos.

 
Estoy cabreado con Manuela Carmena, alcaldesa de Madrid. La que muestra su vena totalitaria poniéndole trabas a la Escuela de Madrid. Porque dicen que los 60.000 euros que reciben son desproporcionados. ¿Desproporcionados respecto a qué? Respecto al millón de espectadores que van a los toros a Madrid; Respecto a los más de 60 millones en concepto de IVA que dejan los toros en la ciudad? O respecto a lo que han conseguido en la vida, tras su paso por la Escuela Taurina de Madrid, José Miguel Arroyo o Julián López Escobar?

Estoy cabrado con la ignorancia antitaurina; o más, con las decisiones pusilánimes de gobiernos o empresas como Eroski, acongojado por el ejército tuitero de antitaurinos.

Pero estoy también cabreado con los taurinos. Esos que ahora --POR FIN!!!-- dicen que ponen en marcha una Fundación para defender la Tauromaquia. Pero que la van a financiar con donaciones

Vamos a ver, señores (y señoras, aunque pocas, alguna debe haber), vamos a ver TAURINOS: tienen entre manos un tesoro cultural, artístico, genético, ecológico q vende 5 millones de entradas al año  y que se llama TAUROMAQUIA...y ahora piden limosna para DEFENDERLO???

Qué tristeza!!

Como también. El maestro Joselito, director de la Escuela de Madrid, el otro día en La Sexta, lo ponen en directo, le sacan a la concejala Celia Meyer diciendo que quieren cerrar la Escuela porque están contra el maltrato animal… Y traga con ello.

A ver, maltrato es castrar un gatito. Quitarle sus instintos, humanizar un animalito y además llamarle mascota para hacerla prisionera de tu hogar y obligarla a vivir conforme a tus horarios urbanos. Maltrato es convertir un animal en pedazo de carne.

Maltrato jamás será preservar el toro bravo, dotarle de su espacio para su pleno desarrollo y respetar su animalidad y carácter hasta el último segundo. Maltrato jamás será si quien le da muerte acepta que al mismo tiempo el hombre le está entregando la suya.

Pero Joselito calló. Y nosotros nos cabreamos. Nos cabreamos porque lo que hacemos aquí ES PASIÓN Y ACTIVISMO POR LA TAUROMAQUIA…

Benvinguts… açò es Cultura de Bou.