09 diciembre 2016

de la ftl y antonio lorca a la catalunya taurina, pasando por linares


La Fundación Toro de Lidia avanza. Lenta, torpe y pesada, arrastrando todos los lastres y dudas del toreo todavía y, por ejemplo, sin un interlocutor apto para los nuevos medios y formas de comunicar de hoy día. Pero, al menos, avanza....

Ahora está haciendo tareas de 2013. De cuando Alfred Bosch se inventó un documento para hacer más grande la gran mentira de que la tauromaquia recibía más de 500 millones de euros en subvenciones...

De ser así, la Tauromaquia estaría dirigida por el mismísimo Bernie Ecclestone y el toreo se codearía con la NBA y la Fórmula 1, y a Las Ventas no solo se habrían presentado Simón Casas con Nautalia y el tándem rácano del multimillonario mexicano con los Choperita. Que va… Seguro, además, que los primeros en venir a recoger subvenciones serían los Bosch y compañía que pululan en Esquerra Republica o en el partido de ideología totalitaria animalista, PACMA.
Chapó por la Fundación, oiga. Pero es que la gran mentira de los 500 millones de euros lleva en marcha desde hace una década… Primero fue la fundación Altarriba en 2007 y luego Alfred Bosch y todo su odio a cuestas en 2013 cuando se presentó la ILP que ha acabado por tumbar la prohibición catalana.

Ya entonces fuimos varios los que con datos trataron de descubrir el engaño. Como el profesor Juan Medina. Y otros los que pedíamos la reacción organizada necesaria para sacar a la luz la realidad. Como con aquel proyecto de la Academia de Artes y Cultura de la Tauromaquia, que al menos a más de uno le ha servido de inspiración.

Claro, que luego viene en las páginas de El País Antonio Lorca, que en teoría se las da crítico taurino (aunque desconozco si posee título en Periodismo), para relegar la Tauromaquia en la lista de espectáculos masas en este país y poner por delante la visita a museos y bibliotecas o la asistencia a concierto de música indi. Hay que sorber muchos mocos para llegarle al nivel a Antonio Lorca.

Señor Lorca, los espectáculos de masas son aquellos que para su celebración congregan al mismo tiempo un gran número de personas, y en ese sentido, en España, el toreo ocupa lugar de privilegio. Porque son 5000 personas de media por festejo a lo largo de la temporada lo que reúne y hasta más de 20.000 en diversas plazas y ferias. Y no, no hay exposición ni biblioteca ni sala de conciertos que reciba de tacada esas cifras, salvo el fútbol y algún partido de baloncesto de forma habitual. Y en los toros, hasta las novilladas sin picadores suelen contar por miles los espectadores.

Ahora, una vez desmontadas las mentiras del totalitarismo animalista de 2007 a 2013 y el crítico taurino de El País puesto en evidencia, ¿qué tal si la Fundación del Toro de Lidia reclama para su financiación una parte de los derechos de imagen por los que tanto se discutió hace 4 o 5 años y empezamos a crear marca y valor desde la autofinanciación y el respeto a la institución?? ¿Qué menos, no?